www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

A casi dos años del golpe de Estado

Zelaya tiene previsto regresar a Honduras este 28 de mayo

viernes 20 de mayo de 2011, 11:32h
El ex presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, podría regresar este 28 de mayo a su país tras casi dos años de cumplirse el golpe de estado que lo derrocó, escoltado por el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega y el canciller venezolano, Nicolás Maduro.
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y el ministro de Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, acompañarán al ex presidente hondureño Manuel Zelaya en su regreso al país centroamericano, casi dos años después de que fuera derrocado. Por su parte, el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) ha concretado que la llegada del hondureño se producirá el próximo 28 de mayo.

"Te acompañamos junto con Nicolás Maduro", le ha dicho Ortega a Zelaya, en el marco de la inauguración del XVII Foro de Sao Paulo, celebrado en Managua, según recoge el diario hondureño 'El Heraldo'.

Zelaya anunció el jueves que "la próxima semana" tenía previsto regresar a Honduras junto a los "desterrados", en alusión a los miembros de su administración que optaron por el exilio, tras el golpe de Estado perpetrado el 28 de junio de 2009.

Por su parte, el subcoordinador del FNRP, Juan Barahona, ha concretado que el ex mandatario llegará alrededor de las 11.00 de la mañana (19.00 en España) del sábado 28 de mayo al aeropuerto de Toncontín, ubicado en la capital hondureña.

Como respuesta a este anuncio, los partidarios de Zelaya han anticipado que protagonizarán una "gran movilización" para darle la bienvenida. "Estoy feliz de que venga mi presidente", "Viva 'Mel'", "Urge 'Mel'", han dicho algunos de ellos en declaraciones a Radio Globo de Tegucigalpa.

El regreso de Zelaya es posible gracias a la Corte Suprema de Justicia de Honduras, que ha anulado todos los juicios por corrupción en su contra, al considerar que se vulneró su derecho a la defensa, ya que el ex presidente se encontraba fuera del país cuando se iniciaron los procesos judiciales.

Zelaya estaba acusado de fraude, falsificación de documentos públicos en perjuicio de la fe y de la administración pública y de la apropiación indebida de 57 millones de lempiras (unos dos millones de euros) pertenecientes a la Presidencia y al Fondo Hondureño de Inversión Social (FHIS).

El ex dirigente fue expulsado del poder el 28 de junio de 2009 por un grupo de militares que lo trasladó a Costa Rica. Tres meses después, regresó de manera clandestina y se alojó en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde permaneció hasta el 27 de enero de 2010, cuando el presidente, Porfirio Lobo, le concedió un salvoconducto para viajar a República Dominicana, donde reside desde entonces como 'huésped distinguido'.