www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

gimnástic 2 albacete 1

El Nàstic certifica la permanencia

domingo 29 de mayo de 2011, 21:23h
El Gimnàstic consiguió la permanencia matemática tras derrotar al Albacete (2-1), lo que, unido a la derrota del Salamanca el en Miniestadi, deja al conjunto de Juan Carlos Oliva un año más en Segunda. Se adelantaron los locales gracias a un gol de Tato, pero Sanchón y Bergantiños dieron la vuelta al marcador para certificar la salvación.
La primera ocasión del Nàstic llegó a los dos minutos, con una buena diagonal de Sanchón que éste culminó con un disparo cruzado que salió cerca del palo.

Los locales llevaron la manija en todo momento, mientras que el Albacete, que no se jugaba nada, se limitó a contener y buscar alguna contra, aunque sin demasiada convicción.

Eso sí, los visitantes dieron algún susto, como por ejemplo Tato tras una jugada personal que acabó en el palo, por fuera. El Nàstic siguió insistiendo en su juego y Mairata, a los diez minutos, envió un cabezazo al palo tras un centro de Sanchón desde la derecha.

La intensidad inicial se fue diluyendo con el paso de los minutos y tuvo que ser Sanchón, desde muy lejos, el que pusiera a prueba a Miguel, que estuvo muy atento.

El Albacete apenas llegó a la puerta contraria hasta la media hora. Eso sí, obligó a Rubén a hacer una parada espectacular tras un malentendido entre Ruz y Mairata.

La ocasión más clara para el Nàstic llegó a los treinta y siete minutos, tras un centro desde la derecha que remató a bocajarro Powel y que Miguel detuvo con sangre fría.

La sorpresa llegó al filo del descanso, tras una indecisión de la defensa y Rubén, que dejó espacio para que Tato, llegando desde atrás, pusiera la punta de su bota para empujar un balón que entraría 'llorando' en la portería tras tocar el palo.

Pero no tardaría el Nàstic en normalizar la situación. Sanchón cogió la pelota en el centro del campo y se fue decidido a la frontal del área, donde soltó un zurdazo perfecto al que no pudo llegar el portero (1-1).

La segunda parte no pudo comenzar mejor para los locales. Tras un par de llegadas al área con peligro, Bergantiños se encargaba de marcar el segundo, tras aprovechar el rechace de Miguel después de un remate a bocajarro de Powel. El gallego solo tuvo que empujar el balón que quedaba muerto.

Con el 2-1 y con el resultado que se daba en el Mini Estadi, el estadio grana estaba siendo una auténtica fiesta, con la afición volcada con su equipo. Además, con el marcador a favor, el Nàstic no desfalleció y siguió buscando claramente el tercero para evitar sustos de última hora.

El Albacete no le perdió la cara al partido y lo intentó en los minutos finales, aunque no llegó a crear ninguna ocasión clara, a excepción de un gol de Alfredo que fue anulado por el asistente de Jaime Latre.

El Nàstic lo siguió intentando hasta el final gracias a un inspirado Morán, pero el marcador ya no se movería, certificando la permanencia del equipo de Oliva un año más en la categoría.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios