www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿participarán en los gobiernos?

La irrupción de la mujer contra las tiranías en las revueltas árabes

lunes 06 de junio de 2011, 12:09h
El papel de las mujeres en las manifestaciones que vienen desarrollándose desde comienzos de año en el mundo árabe e islámico sorprende y se expande. Han participado activamente en el derrocamiento de las dictaduras, pero ¿participarán también en elpoder?
El papel de las mujeres en las manifestaciones que vienen desarrollándose desde comienzos de año en el mundo árabe e islámico sorprende y se expande. En la plaza Tahrir de El Cairo, en la de Azadi en Teherán, en la Perla de Bahrein, en la plaza Mohamed Buazizi de Túnez, en la plaza del Cambio en Sanaa, mujeres y hombres han marchado codo con codo gritando consignas en defensa de la democracia y en reclamo de una mayor libertad personal.

En Irán HalehSahabi es la última mártir de la revuelta contra el régimen islámico de Ahmadineyah. Murió de un paro cardiaco el miércoles día 1, cuando las fuerzas de seguridad intentaban interrumpir el funeral de su padre en Teherán. Haleh había obtenido un permiso para salir de prisión, donde cumplía una condena de dos años por defender los derechos humanos, para ir al entierro. La oposición denuncia que ha muerto de un infarto tras ser golpeada por la policía. El gobierno de Teherán lo desmiente y asegura que tenía problemas cardiacos.

La República Islámica de Irán lleva dos años de turbulencias. Desde las controvertidas Elecciones presidenciales que llevaron al poder a MahmudAhmadineyah ha habido centenares de detenidos por motivos políticos. El 10 por ciento de los arrestados son mujeres, según las organizaciones internacionales de Derechos Humanos. Es más, cien de los 500 iraníes procesados y que cumplen condena son mujeres, además de otras 500 detenidas que aguardan juicio.

Las mujeres han participado activamente en todas las campañas presidenciales, en particular la que opuso a Mir HosseinMousavi, exprimer ministro contra el actual presidente Ahmadineyad. Mousavi prometió terminar con la desigualdad en el derecho de herencia, de testimonio judicial y de custodia de los hijos, que son algunas de las restricciones impuestas a las mujeres por el régimen islámico. La participación en la campaña de su esposa ZahraRahnavard, expresidenta de la Universidad de Teheran, fue un factor importante que le valió el apoyo femenino.

En la actualidad el 64 por ciento de los estudiantes universitarios en Irán son mujeres. Son las paradojas y las contradicciones de la sociedad iraní respecto de la condición femenina. Las mujeres pueden votar y ser candidatas para altos cargos, pero deben observar un código de vestimenta obligatorio. Pueden manejar automóviles personales, taxis, camiones de bombero, pero no andar en bicicleta", cuenta el director del Centro de Estudios Iraníes de la Universidad de Stanford en Estados Unidos, en su último libro “Palabras, no espadas”.

Las revueltas alcanzaron su punto culminante en Túnez, el país musulmán en el que la mujer poseía más derechos legales y donde el nivel de formación es más elevado. En las redes sociales que han jugado un papel crucial para el derrocamiento del dictador Zine Ben Ali, el testimonio de una mujer tunecina es revelador:“Como la mayor parte de mujeres en nuestro país, estábamos atónitas antelas imágenes de horror difundidas por la cadena de televisión Al Yazira. Creíamos vivir en un mundo perfecto, y era máscómodo pensar en una exageración mediática: esto no puede ocurrir en nuestro país, nos decíamos. Sin embargo poco a poco el movimiento de revuelta ganó nuestros corazones, nuestras casas y nuestras conversaciones; un movimiento aplastante, rápido, que empujaba a todo el mundo en su camino, el tiroteo, el clamor de la muchedumbre de día y de noche gritando libertad, cantando a la esperanza; el olor penetrante de las bombas lacrimógenas; los eslóganes innovadores, inocentes y elocuentes anunciaban el comienzo de un nuevo capítulo en la vida política tunecina…

El 14 de enero ha marcado para siempre nuestras vidas: a partir de hoy se acabó el miedo;hemos enviado un eslogan Made in Tunisia a todos nuestros amigos, en Egipto, en Libia, en China, en Yemen, en Siria, y es solo el comienzo!”. Lo firma Flor de Sahara.

El interrogante que se extiende en la órbita islámica es el siguiente: ¿Deben temer las mujeres las consecuencias de las revueltas?.“La amenaza islamista” ha sido el espantajo que agitaban los tiranos y sus protectores en Occidente. Las mujeres tunecinas no se dejaron intimidar por ello. El dia antes de la vuelta al país del exilio londinense de RachidGhanuchi, líder del movimiento islamista En Nahda, miles de mujeres se manifestaron en el centro de la capital Túnez. El llamamiento de la Asociación de Mujeres Demócratas que lidera la juez Sana Ben Achour sacudió la capital. “Democracia bienvenida, discriminación degage (fuera!)”, “No a la sumisión, no ala exclusión, no a la marginación de las mujeres”. Al desfile se unieron cientos de hombres.

En Egipto la situación ha sido diferente. La inmensa mayoría de las mujeres que se han movilizado en la Plaza Tahrir lo han hecho al llamamiento de las organizaciones islámicas, los Hermanos Musulmanes principalmente. Aunque también la corriente laica y modernista de las mujeres egipcias gana cada díamás fuerza. Al calor de las concentraciones en la plaza Tahrir ha nacido un Movimiento por la Laicidad en Egipto, que se inspira en el combate de la célebre escritora NawalSaadawi.

Sin embargo el Comité Constitucional encargado de elaborar los principios que deberán regir el futuro de Egipto, no ha incluido ninguna mujer entre sus miembros, lo que ha originado una fuerte protesta desde la sociedad civil. Tanto más que las mujeres están presentes ya sea en la Corte Constitucional Suprema como en la Facultad de Derecho.

Las mujeres árabes y musulmanas han participado activamente en el derrocamiento de las dictaduras. ¿Participarán también en elpoder? Es la gran incógnita.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios