www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESLEGALIZAR A BILDUETA

lunes 27 de junio de 2011, 13:21h
No es tarea fácil, no. Pero Pascual Sala ha dicho públicamente que aún es posible deslegalizar a Bildu. Y a la vista de lo que está ocurriendo tal vez sería la mejor fórmula de terminar con la pesadilla proetarra. Imponer el Estado de Derecho, restablecer las banderas y los retratos del Rey, mantener las Fuerzas de Seguridad, perseguir la apología del terrorismo y hacer cumplir la ley traerá infinidad de complicaciones.

Tal vez lo mejor es coger el toro por los cuernos y deslegalizar a Bildueta. Eso significaría terminar con su presencia en las instituciones, evitando además que la administración de los caudales públicos sea la vía para una copiosa financiación de Eta. Lo que ha declarado Pascual Sala no es descabellado. Sería lo mejor y lo más adecuado. Pero a ver quién le pone el cascabel al gato.

Me temo que Rubalcaba no está por la labor. Y Rajoy, cuando sea presidente, encontrará pretextos para eludir la deslegalización de Bildueta. La herencia de Zapatero nos va a zarandear durante largo tiempo. El presidente dadivoso es el responsable político de que Eta se enseñoree hoy de las instituciones vascas. Aznar dejó a la banda terrorista, tambaleándose de debilidad. Zapatero negoció políticamente, de tú a tú, con Eta. Robusteció a Eta y ha gestionado las fórmulas para instalarla en las instituciones, incluida la maniobra en el Tribunal Constitucional.

Aunque la advertencia de Pascual Sala se enfrenta con un muro de dificultades, vale la pena airearla para que nuestros políticos pasteleros sepan qué tienen que hacer.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.