www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crisis en el mundo árabe

La contrarrevolución tunecina se infiltra en La Casbah

martes 19 de julio de 2011, 16:38h
La convocatoria de la manifestación en la plaza de La Casbah, frente a la sede del gobierno provisional tunecino, el pasado día 16 de Julio, fue reventada por infiltrados a sueldo de la contrarrevolución benalista. Los sectores conservadores del Gobierno y el aparato del estado atribuyen los disturbios al partido islamista En Nahda y al izquierdista Congreso por la República (CPR), lo que ambos rechazan.
Creado en la clandestinidad en 2001 para luchar contra la dictadura de Ben Ali, y presidido por el médico Moncef Marzuki, el Congreso por la República se encuentra hoy en el ojo del huracán. Se le acusa de colaboración con los islamistas, con la intención de fomentar una revuelta popular contra el Gobierno de Beji Caid Essebsi.

De hecho, según la prensa independiente tunecina, “el gobierno y el aparato policial no hacen la distinción necesaria entre los manifestantes y los intrusos”, denominados en árabe “mondasens”. Lo que pone en un aprieto a los movimientos y organizaciones políticas que han contribuido al derrocamiento del dictador Ben Ali, a la hora de tomar posición.

El portavoz del CPR, Mohamed Abbou, en declaraciones al portal digital Afrik.com, afirma que su movimiento considera “legítimas y viables” las reivindicaciones de los manifestantes de la Casbah. Entre ellas, señala Abbou, la dimisión del ministro del Interior y del de Justicia, ambos implicados en el pasado con el régimen de Ben Ali.

Los manifestantes de la Casbah sostenían las mismas reivindicaciones que en los actos de protesta anteriores: conocer la identidad de los francotiradores que han disparado a bocajarro contra el pueblo, juzgar a los culpables de la represión, erradicar la corrupción, libertad para los medios de comunicación, recuperar los bienes del Estado expoliados por el dictador, su familia y sus acólitos.

“Los jóvenes han luchado contra la dictadura de Ben Ali, y expresan hoy preocupaciones que debemos escuchar; tienen derecho a manifestarse y en eso les apoyamos”, sostiene el CPR, que juzga la reacción policial como desproporcionada, “incluso más fuerte que en la época de Ben Ali”. Entre otros desatinos la policía penetro en una mezquita con la excusa de que en la misma había alcohol.

En cuanto a la supuesta “alianza contra natura” entre el izquierdista CPR y los islamistas de En Nahjda, Mohamed Abbou, es categórico. “En el pasado, concretamente el 18 de octubre de 2010, el Congreso por la República, el movimiento En Nahda y el partido Comunista de Obreros de Túnez, formamos un frente contra la dictadura. Pero no fue una alianza ideológica, sino política. Hoy ese objetivo ya se ha alcanzado y no hay ningún frente común”.

Ayer 18 de Julio se produjo una nueva manifestación ante la sede del gobierno exigiendo la liberación de losdetenidos en la protesta de días anteriores. Los familiares y amigos de los detenidos no consiguieron su propósito, y la detención de los manifestantes se ha prolongado tres días más. La mitad de los 50 jóvenes arrestados, han sido enviados a hacer el servicio militar a la fuerza, algo que no se veía en Túnez desde la época de Habib Burguiba.

El viaje del nuevo emisario especial de la Unión Europea para los países árabes recién nombrado, Bernardino León, es esperado en Túnez. El gobierno de Beji Caid Essenbsi se encuentra impaciente para saber cómo, cuándo y en qué forma se va a concretar la promesa de la UE de suministrar “varios miles de millones de euros” a Túnez parta acompañar el proceso de reformas.

Por parte de la sociedad civil y de los movimientos populares que han contribuido a la caída del régimen anterior, se espera saber más concretamente cómo el nuevo emisario europeo concibe “el diálogo entre las fuerzas religiosas y laicas”, del que hablan fuentes diplomáticas europeas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios