www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Escasos y caros graduados universitarios

martes 26 de julio de 2011, 21:31h
Para construir en el siglo XXI una sociedad prospera y equitativa es crucial contar con un sistema universitario apto para promover el crecimiento económico y la acumulación de capital humano, ninguno de los países que han demostrado capacidad para crecer mejorando el nivel de vida de su población y abatiendo la pobreza, lo ha podido hacer ni marginando la Universidad ni sin prestar atención a la calidad de la enseñanza que imparte. Las naciones exitosas se han preocupado por garantizar la calidad de su enseñanza universitaria, procurando además que fuesen cada vez más los ingresantes provenientes de sectores socialmente postergados.

También estos países se han preocupado por construir una matrícula universitaria que apuntara hacia el futuro y no estuviese anclada en el pasado, es decir han enfatizado las disciplinas científicas y las nuevas orientaciones tecnológicas en respuesta a las exigencias de la producción y el empleo en el mundo globalizado. Todas las naciones que lideran el crecimiento mundial apuntan a incrementar el ingreso a la universidad, pero esto es importante que lo reconozcamos, ninguna de estas naciones pensó nunca en bajar el nivel de exigencias académicas, por el contrario apuntaron a incrementar la matrícula a partir de la mejora de la calidad de la enseñanza secundaria, permitiendo así establecer rigurosos criterios para ingresar a la Universidad. Cada vez habrán más estudiantes universitarios, lo cual es un hecho positivo, pero es crucial asegurar que ingresen al nivel superior bien preparados, ya que cantidad sin calidad no es auspicioso. Este es el siglo de la Universidad, ya que cada vez son más los estudiantes universitarios, hacia 1970 eran apenas 28 millones en todo el planeta, mientras que ya superan los 160 millones. En la primera década de este siglo se ha acelerado el crecimiento de la matrícula que ya apunta hacia su duplicación, América Latina no es ajena a este proceso, ya que hoy hay nada menos que 11 veces más universitarios que en 1970. A nivel individual la graduación universitaria abre nuevos horizontes con calificaciones profesionales más exigentes, permitiendo así acceder a mejores empleos.

Las oportunidades de desarrollo humano, no solo las laborales, estarán principalmente abiertas en el futuro a los graduados universitarios bien preparados. El incremento en la graduación universitaria es positivo en términos de expansión del capital humano, pero si además el incremento en la matricula ocurre principalmente en las disciplinas científicas y tecnológicas, aumentaran las competencias para innovar y así crecer en la competitiva sociedad del conocimiento del siglo XXI. En Argentina menos de 14 jóvenes cada 100 en edad de graduarse obtienen hoy un título universitario, este nivel de graduación es muy reducido, a pesar que son numerosos los estudiantes, configurando una situación extrañamente anómala caracterizada por “Muchos alumnos y pocos graduados”;el nivel de graduación en Argentina es inferior al de Panamá, Brasil, México, Chile y Cuba. La enseñanza universitaria tiene un alto costo fiscal comparado con los niveles inferiores (primario y secundario),por eso la manera razonable de reducir los costos de graduar un profesional es maximizar la proporción de estudiantes que completan sus estudios en el lapso previsto en el plan de estudios de la carrera. Las universidades estatales argentinas están graduando alrededor de 70.000 universitarios por año (escasamente 23 por ciento de los ingresantes), apenas la tercera parte de la graduación en Chile y Brasil (gradúan el 63 por ciento de los ingresantes). Con tan pocos graduados el costo fiscal de cada uno de ellos es muy alto (alrededor de 40.000 dólares), además existenUniversidades, donde hay tan pocos graduados que el costo fiscal de cada graduado llega a superar los 300.000 dólares.

Recordemos que en nuestros vecinos Brasil y Chile hay exámenes generales de graduación secundaria, que deben ser aprobados para poder ingresar a la Universidad estatal o privada. Es hora de imitar a estos dos países y también a Cuba, con exámenes generales de ingreso a la Universidad; el gasto universitario es esencial para el progreso, pero debe servir para tener más y mejores graduados.

Alieto Guadagni

Economista

ALIETO GUADAGNI es economista graduado en la Universidad Nacional de Buenos Aires, con estudios de postgrado en la Universidad de Chile y Doctorado en la Universidad de California (Berkeley)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios