www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crónica cultural

Sorprendentes monólogos en el Festival de Mérida

miércoles 10 de agosto de 2011, 17:16h
Dentro de la 57 edición del festival de Mérida, se están representando, con un éxito rotundo, monólogos que dan una nueva vida a personajes romanos tan conocidos como Sísifo o Capurnia. Además, Odilon Redon, Príncipe del sueño, en el Museo Fabre, Montpellier, hasta el 16 de octubre.
¿Cómo no querer recrear, una vez más, después de dos mil años con nosotros, a los personajes de las tragedias romanas? El recinto de la Alcazaba árabe, dentro del Festival de Teatro de Mérida, es el fabuloso lugar elegido para dar vida a unos sorprendentes monólogos de autores contemporáneos y personajes dramáticos.

De esta manera, se consigue aportar nuevos puntos de vista más actuales a la vieja dramaturgia. A través de estas recreaciones, el público espectador se da cuenta de que los personajes no son caducos y de que el ser humano, a través de los años, no ha cambiado casi nada.

Los primeros actores que se dejaron ver sobre el escenario fueron Félix Gómez, en una pieza de Amalia Ochandiano: Asteroide 1583, e Isabel Sánchez, en el monólogo Para qué (La esclava de Andrómaca), dirigido por Manuel De.

Los textos no superan los veinticinco minutos y son de dramaturgos actuales que han aceptado el reto, entre los que se encuentran Miguel del Arco, Chus Gutiérrez o la misma Ochadiano. Entre los actores que aparecen solos sobre el escenario están Emma Suárez, Carmen Machi, Félix Gómez, Roberto Álvarez, Jesús Noguero e Isabel Sánchez.

El momento álgido lo vivimos el pasado fin de semana. Emma Suárez y Roberto Álvarez, que volverán los días 12 y 13, acabaron sus representaciones con los espectadores en pie. Emma Suárez daba vida a Capurnia, cuarta mujer de Julio César en el momento en que espera el cadáver de su marido asesinado, Calpurnia Pisonis (Sueño, premonición y muerte), del escritor Borja Ortiz de Gondra. Roberto Álvarez encarnaba a un Sísifo de Camus que nos habla desde los infiernos dándonos una imagen elocuente sobre nuestra sociedad.

Además, el Museo Fabre de Montpellier acoge estos días y hasta el 16 de octubre una exposición de Odilon Redon (1840-1916), pintor simbolista por excelencia cuyas obras bañadas en atmosferas oníricas inspiraran con tal ahínco a los surrealistas.

Odilon Redon, Príncipe del sueño, reúne las obras de su época marcada por el color negro hasta la proliferación colorativa de sus pasteles. La exposición de hace unos meses en el Grand Palais, en París, permitió redescubrir a este artista singular, excelente dibujante que trabajó muchos años a carboncillo y grabando personajes y animales de gran perfección y humanidad. En 1884 fue uno de los fundadores del Salón de los Artistas Independientes para poder exponer con libertad, separadamente del Salón Oficial de París. A partir de 1890, empezó a usar el pastel y el óleo, que dominaron sus obras durante el resto de su vida.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios