www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS MINORITARIOS SACAN LOS COLORES A RAJOY Y ZAPATERO EN EL CONGRESO

martes 30 de agosto de 2011, 13:27h
Tal vez la característica más sustancial de la democracia pluralista es el respeto a las minorías. Rajoy y Zapatero en su decisión canicular de modificar la Constitución con urgencias adolescentes han prescindido de los pequeños partidos. Han hecho mal. Está claro que conviene a los intereses de España aceptar las exigencias de la Europa a la que pertenecemos y que Trichet desveló ayer desmintiendo al pobre Zapatero. Está claro también que ha sido positiva la rectificación del presidente dadivoso al retornar al espíritu de la Transición poniéndose de acuerdo con el Partido Popular, tras enviarle al zaquizamí de la Historia en el año 2004, cambiar de socio constituyente y entenderse con los partidos nacionalistas, algunos de ellos en el secesionismo más radical.

Pero, reconociendo todo esto, habrá que convenir que tanto Rajoy como Zapatero debieron negociar con los dirigentes de los partidos minoritarios en lugar de imponerles a la brava un trágala vejatorio. Y claro lo que ha ocurrido en el Congreso de los Diputados estaba cantado. Izquierda Unida, Convergencia, el PNV y el resto de los pequeños partidos, casi sin excepción, se han lanzado a la yugular de Zapatero y Rajoy y les han despedazado, con especial brillantez Rosa Díez en una intervención contundente. Lo menos que se puede pedir cuando se hace una reforma constitucional es plantearla con tiempo, debatirla en profundidad, mantener el sosiego y la mesura. La reforma, en fin, es necesaria; el procedimiento para llevarla a cabo ha constituido un error descomunal.

Y todo ello, sin entrar en lo sustancial. La reforma constitucional que verdaderamente necesita España es cerrar el Estado de las Autonomías, evitando el chantaje de nuevas transferencias y recuperando para la Administración Central las competencias en Educación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.