www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA MANZANA MORDIDA DE STEVE JOBS

jueves 06 de octubre de 2011, 12:26h
“Saber que moriría pronto ha sido la mejor herramienta para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida”. Consumido por el cáncer de páncreas, Steve Jobs estuvo hasta el último instante al pie del cañón digital. Es uno de los hombres grandes del último medio siglo. La historia del garaje me parece una insignificancia. Con garaje o sin garaje, Steve Jobs se entregó desde la adolescencia al trabajo, a la imaginación y a la esperanza. Mordió el árbol del bien y del mal y dotó a hombres y mujeres de los cinco continentes de instrumentos de uso diario sin los que ya no se puede vivir. Se han convertido en nuestra tercera mano.
Las cifras del negocio Apple marean. Su capital circulante tal vez alcance los 100.000 millones de euros. Pero lo de menos es el negocio. Nunca cayó Steve Jobs en la avaricia de la ceniza. Lo que le hacía disfrutar era la innovación, la imaginación creadora. Se anticipó a todos. Madrugó a todos. Derrotó a todos. Penetró el mundo digital sabiendo que estamos en su prehistoria. Asombra lo conseguido que es tal vez la milésima parte de lo que se alcanzará en los próximos veinte años.
Steve Jobs sabía que el teléfono móvil debía superar la conversación entre personas. Debía convertirse en ordenador, en biblioteca, en videoteca, en discoteca. El ciudadano del siglo XXI lleva hoy en el bolsillo las mil y una películas, la música de dos siglos, la biblioteca del Congreso de los Estados Unidos… El Quevedo que desterrado en la paz de su retiro leía pocos pero doctos libros juntos y escuchaba con sus ojos a los muertos, se quedaría atónito ante los caminos abiertos por hombres como Steve Jobs. La globalización es el fruto de genios como él. Y su muerte ha pesado sobre los hombres todos de buena voluntad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.