www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

España y el escudo antimisiles

viernes 07 de octubre de 2011, 01:25h
El Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunciaba este pasado miércoles la participación relevante de España en el sistema de defensa antimisiles de la OTAN. Sobre el papel, poder hacer frente a amenazas balísticas procedentes de países como Irán o Corea del Norte, y alguno más. Conviene recordar que cambian las intenciones pero las armas siguen ahí y, a día de hoy no son pocos los estados con capacidad de atacar. Antes del 11 de septiembre de 2001, la sola idea de que un grupo terrorista atentase contra una ciudad como Nueva York de la forma que lo hizo Al Qaeda era totalmente impensable. Así las cosas, resulta evidente que la prevención es una herramienta muy a considerar.

Abundando en razonamientos de carácter militar, una instalación de esa importancia trae consigo un notable carácter disuasorio; algo, por lo demás, sumamente beneficioso en términos geopolíticos para un país como España. Pero hay más. Iniciativas de este tipo apuntalan la imagen de los países que las suscriben en el concierto internacional. Reafirman el perfil de España como un país seguro y fiable: un activo tan difícil de cuantificar como estimable. Esos son los cimientos que producen confianza y atraen inversiones. Y a nivel estrictamente doméstico, la llegada de más de 2.000 personas -potenciales consumidores y generadores de empleo- a la comarca de Rota supondrá un importante impulso para la zona. Se trata, en suma, de una realidad muy positiva para España, y hay que felicitarse por ello.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.