www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Son más baratos

Los escoltas se postulan para proteger a las maltratadas

lunes 10 de octubre de 2011, 14:01h
Después de que el pasado 1 de septiembre el Ejecutivo vasco suprimiera la escolta a los ediles que ya hubieran dejado de ocupar cargos públicos y redujera de dos a un guardaespaldas para los nuevos concejales socialistas y populares, los escoltas buscan nuevos horizontes laborales en otros ámbitos.

Tras haber demostrado una gran eficacia en la protección de cargos públicos -no han perdido ni un solo protegido en 14 años trabajando en la cobertura de objetivos de Eta-, la Asociación de Escoltas en Activo del País Vasco considera que están en disposición de hacer un buen papel en la defensa de las víctimas de la violencia de género. Por ello, el pasado 6 de octubre representantes de la Asociación, en concreto seis mujeres escolta, se reunieron en Bilbao con la presidenta de la asociación Clara Campoamor, Blanca Estrella Ruiz, para conocer las necesidades de las víctimas y así mejorar la formación específica de los escoltas que las protegen.

Estrella recordó, tras ese encuentro, que los escoltas se forman desde 2005 para poder dar servicio a las mujeres víctimas y, además, recalcó que en la importante situación de crisis que nos encontramos hay que tener en cuenta que "los servicios de los escoltas privados son hasta tres veces más baratos que los ofrecidos por la administración".

La portavoz de la Asociación de Escoltas, Toñi Sánchez, explica a EL IMPARCIAL que "cuando se afirma que los escoltas privados son muchos más baratos que los de la administración es porque los salarios o el coste por servicio de un escolta es más bajo si lo comparamos con el de un ertzaintza, un policía nacional o un guardia civil", es decir, "es mucho más económico mantener un equipo de protección privado que uno de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado". En cualquiera de los casos, los costes de estos servicios de protección ya sean públicos o privados son sufragados por la administración, bien central a través del Ministerio del Interior o bien autonómica a través de las consejerías de Interior.

Sánchez asegura que "los escoltas están convencidos de poder hacer en este terreno el mismo trabajo que en la protección de objetivos de Eta, como ya están llevando a cabo en la comunidad vasca y Navarra con muy buenos resultados". La idea es generalizar la protección a víctimas en toda España con el principal objetivo de reducir el número de asesinatos y agresiones.

En la actualidad, los servicios de protección a víctimas de la violencia de género son insuficientes y de alguna manera lo justifican las terribles estadísticas de muertes por maltrato que ofrece el área de Igualdad.

"Las estadísticas confirman que de las 48 muertas que hay a día 10 de octubre, catorce habían denunciado y de ellas nueve habían solicitado medidas de protección", comenta Sánchez que asegura además que a esas nueve que pidieron protección se les había concedido "por lo tanto, algo se está haciendo mal y hay que dar una solución".

Otra de las razones por las que los escoltas creen que la instauración de la seguridad privada entre las mujeres víctimas de violencia de género es puramente económica. "La crisis está haciendo que los índices de criminalidad se eleven de manera incesante", comenta Sánchez que añade asimismo que este aumento hace que "sean necesarios más efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado haciendo labores de seguridad ciudadana". Con la contratación de seguridad privada para ocuparse de la contravigilancia o el asunto de las pulseras telemáticas habría más presencia policial en las calles".

Estas medidas se están viendo con buenos ojos entre todos los partidos políticos, sin embargo la cercanía de las elecciones hace que la asociación se plantee esperar para poner el asunto encima de la mesa del futuro ministro del Interior y extender la seguridad privada a las maltratadas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios