www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

en espera de comprobar el ADN

Alivio generalizado por la muerte de Gadafi, a quien nadie quería vivo

jueves 20 de octubre de 2011, 20:05h
El primer ministro libio Mahmud Jibril ha confirmado la noticia sobre la muerte del dictador ; el ministro francés de Exteriores, Alain Juppé saluda « el fin de la tiranía » ; el senador norteamericano John Mc Cain corrobora que fue la OTAN quien bombardeó el convoy en el que salía de Sirte el ex número Uno libio, y que las fuerzas rebeldes del CNT « terminaron el trabajo ». Aún a la espera de que se compruebe el ADN de la persona abatida – Gadafi, al igual que otros muchos tiranos, tenía sus dobles – la comunidad internacional respira aliviada.
Hasta el momento poco se sabe sobre las circunstancias exactas de la muerte de Muamar Gadafi. El primero en anunciar su muerte fue el comandante de Tripoli, Abdelhakim el Hadj, un veterano de Afganistan que fue miembro de Al Qaeda. Después fue el CNT quien lo reiteró. Sin embargo, durante la jornada hubo cacofonía en los anuncios. Mohamed Leith, un comandante del CNT llegado de Misrata anunció a media mañana que había sido capturado y que « respiraba », él mismo lo había visto. Unas horas después, una nueva declaración y hablaba de su muerte, sin que se sepa si fue por los bombardeos de la OTAN, por los combates entre su convoy y la unidad militardel CNT, o fue ejecutado tras su captura.

Pero no cabe duda de que en caso de que su confirmación disipe cualquier duda, la noticia es el mejor escenario posible tanto para la mayoría de dirigentes y gobiernos occidentales, como para las grandes multinacionales que no han dejado de operar en Libia aún en los momentos del embargo, como para los muchos dirigentes libios que se han beneficiado de la generosidad del dictador, muchos de ellos hoy paladines de la rebelión y de la nueva clase política libia. Tan solo el pueblo llano, las víctimas de la represión, los familiares de los cientos de muertos, detenidos y torturados durante los 42 años de régimen despótico, se sentirán frustrados.

La captura de Gadafi vivo molestaba a casi todos. Sea que fuese juzgado en el Tribunal Penal Internacional – lo que no está claro porque hay muchos países que no reconocen su autoridad, y Trípoli hasta ahora tampoco -, sea que fuese llevado ante los tribunales libios, la verborrea incesante del veterano beduino podía crear más de una situación embarazosa.

Las escenas de alegres abrazosy encuentros amistosos grabadas por las cámaras de televisión y difundidas en todo el mundo, con dirigentes de Europa y América, Sarkozy, Berlusconi, Zapatero , Medvedev, Obama ; los acuerdos firmados con multitud de dirigentes árabes, algunos ya fallecidos como el rey Hassan II, Hafed el Assad, Sadate o el rey Hussein, pero otros vivosy partícipes en la Liga Árabe como Abdalah Saleh, los emires de Qatar, de Kuwait o de los Emiratos Arabes Unidos ; y las obligadas ceremonias de sumisión de los líderes tribales libios y de muchos jefes de Estado africanos, al « granlíder », escondían algo más que protocolo diplomático.

En cuanto a las multinacionalesdelpetróleo que han venido trabajando en Libia desde hace decenios, Total, Shell, British Petroleum, Agip, Elf y Repsol entre otras¸han tenido que aceptar « las reglasdelmercadolibio », que significaban comisiones, prebendas, compromisos más allá de la legalidad. Nadie en suma, tenía interés en un juicio público de un Gadafi derrotado y capaz de vengarse a su manera de lo que ha considerado « una traición » de súbditos y aliados.

También las noticias sobre el paradero del cuerpo del dictador son contradictorias. Fuentes del mismo Consejo de Transición difieren sobre el mismo : unos dicen que ha sido llevado a Misrata, y otros que a Trípoli.

Sin embargo lo que sí parece claro es que con la caída de Sirte, la ciudad natal de Gadafi y le urbe que acogió hace un año la última cumbre de la Liga Árabe, termina la fase militar de la guerra revolucionaria en Libia. Comienza ahora la fase política del conflicto, aunque es posible que subsistan combates esporádicos o actos terroristas cometidos por comandos fieles al dictador y que se han desvanecido en la naturaleza.

Un aspecto sin embargo que queda aún sin decidir es el entierro de Gadafi. Dónde y cómo sera sepultado. Es difícil, si no imposible, que las nuevas autoridades del país, donde predominan las tendencias islamistas, no hagan los funerales según la tradición musulmana. Lo que significa un velatorio en alguna mezquita o en un lugarde acceso público, y un entierro en un cementerio con la presencia de un imán y la recitación de versículos del Corán. El cadáver normalmente debe ser limpiado y hechas las abluziones correspondientes. Sólo cuando se trata de « combatientes », de « militarescaídos en guerra », se le puede enterrar sin lavarlo. Pero en ese caso significaría reconocer que se trata de un « chahid », un mártir, lo que de nuevo generaría polémica. Igualmente el lugar de su sepelio deberá ser público, lo que acarrea que pueda convertirse en un mausoleo, en un lugar deperegrinación. Hay que tener en cuenta que para muchos libios y gentes del mundoárabe y musulmán, Gadafi ha sido un revolucionario, un combatiente, con lo que su tumba será objeto de veneración.

Existe además el problema de la paz tribal, imprescindible para la edificación de la nueva Libia. Los kadafa, la tribu ala que pertenecía, estaban aliados con otras tribus, los Mugarfa, Megarha, Tubus, los Awajla, Majarba y Churfa, tradicionalmente rivales de la tribu de los Uarfala, que suman un millón de los ocho millones con que cuenta el país y han sido los protagonistas de la insurrección en Benghazi y Tobruk. Las tribus « gadafistas » no aceptarían nunca que sea tratado como un simple delincuente o marginado. Es posible incluso que haya quien exija funerales de Estado, o al menos un tratamientoadecuado con las funciones que durante 42 años ejerció. En suma, un verdadero rompecabezas, con inevitables consecuencias políticas, cuyo desenlace veremos en las próximas 48 horas.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios