www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Reunión antiterrorista en Argel

¿Dónde están los misiles tierra-aire que han desaparecido de Libia?

martes 15 de noviembre de 2011, 14:14h
El grupo de trabajo sobre el Sahel del Foro Global de Lucha contra el Terrorismo se reúne este miércoles en Argel para debatir sobre dónde están los miles de misiles de corto alcance desaparecidos de los arsenales libios.
Este miércoles se reúne en la capital argelina el Grupo de trabajo sobre el Sahel perteneciente al Foro Global de Lucha contra el Terrorismo. Único punto en el orden del día: cómo garantizar la seguridad en la región y, por ende, la de los países occidentales. Con un trasfondo de pesadilla: ¿dónde están los miles de misiles de corto alcance desaparecidos de los arsenales libios?

El Grupo de trabajo está copresidido por Canadá, por la parte occidental, y Argelia, en nombre de los países del frente. Desde hace ya un año, cuatro paises sahelianos (Argelia, Malí, Mauritania y Níger) han establecido un comité de estados mayores operacionales conjuntos (CEMOC), cuyo cuartel general se encuentra en Tamanrasset, la capital tuareg del extremo sur argelino.

A pesar de la ayuda de la inteligencia militar occidental –operativos in situ, escuadrones de reconocimiento y satélites espía– una gran cantidad de armas de los stocks militares de Gadafi, están desaparecidas. Se sospecha que han ido a parar a manos de los rebeldes de Darfur en Sudán, a los diferentes grupos de Al Qaeda del Magreb Islámico, como el liderado por Mojtar Belmojtar, presunto autor del secuestro de los dos cooperantes españoles en Tinduf, y a otros grupos extremistas armados que pululan por el inmenso desierto: narcotraficantes, contrabandistas, mercaderes de armas, mafias de la inmigración ilegal africana. Algunos de estos grupos practican diversas actividades a la vez.

Durante una conferencia de prensa muy esperada celebrada en Argel, Darren Smith, responsable americano del grupo de trabajo sobre los misiles de cortoalcance (SATCP), no se mostró muy optimista: “Hay muchas rutas comerciales en la región que existen desde hace miles de años, y que son explotadas por terroristas y otros traficantes de armas o de drogas, capaces de acapararse de estas armas en caso de que salgan de Libia”. Los informes más optimistas cifran las pérdidas en 3.000 unidades, los más pesimistas en 8.000. El resto, o han sido destruidas o están enterradas por miles de toneladas de hormigón tras los bombardeos de la OTAN sobre las instalaciones militares o están en poder del CNT. Lo único esperanzador para Darren Smith es que “por el momento no hay pruebas de que los misiles hayan ido a parar a terroristas y otros traficantes”.

Sin embargo, si se tiene en cuenta la alerta mundial que se produjo cuando en los años 80 y 90 del siglo pasado, se sospechó que algunas decenas de misiles Stinger con los que Estados Unidos había armado a la resistencia afgana contra el Ejército soviético, hubiesen caído en manos de Al Qaeda y del ejército de los Talibanes –Washington libró unos 200 Stinger pagados con el dinero saudí–, se puede medir el alcance de lo que supondría hoy que cientos de misiles de corto alcance, cada vez más sofisticados y precisos, hayan ido a parar a bandas terroristas. Según los expertos norteamericanos, un solo misil basta para derribar un avión comercial e incluso militar.

Sin esperar a las conclusiones de la reunión antiterrorista de este miércoles en Argel, la Dirección General de la Seguridad Nacional argelina ha revelado que se van a reforzar las patrullas militares y del servicio de aduanas en toda la frontera sur del país.

Por su parte, el CEMOC ya ha puesto en marcha cuatro células operativas para ocuparse de operaciones en el terreno, inteligencia, logística y transmisiones. “Dada la enorme superficie en la que está desplegado el CEMOC, han sido necesarios enormes esfuerzos para poner en marcha una estrategia común y eficiente”, subraya la revista del Ejército argelino El Djeich. Según fuentes argelinas, ya hay resultados: una unidad del Ejército ha interceptado un grupo armado en la frontera entre Argelia y Libia, cerca de la estepa de Fendún, y recuperado varios vehículos, 70 armas y varias cajas de municiones procedentes de los arsenales libios. Entre las armas requisadas hay “misiles”, aunque no se ha precisado de qué tipo. Según las mismas fuentes “el comando que las transportaba tenía la intención de llevarlas a los refugios del AQMI”, presumiblemente en el norte de Malí. Además de las municiones recuperadas, la unidad militar argelina encontró material de transmisión moderno y equipamientos de visión nocturna.

Con la reunión de Argel el Gobierno espera que se intensifique la cooperación y coordinación entre el CEMOC, la Unión Europea, Estados Unidos y las Naciones Unidas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios