www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

17 calcinados

Ascienden a 24 el número de cadáveres hallados en Sinaloa

jueves 24 de noviembre de 2011, 08:48h
Ascienden a 24 el número de cadáveres encontrados en el estado mexicano de Sinaloa, según informan las autoridades, de los cuales diecisiete de estos cuerpos fueron hallados calcinados en una camioneta en el centro de la ciudad de Culiacán.
Las autoridades mexicanas encontraron 24 cuerpos sin vida en diversos hechos de violencia, entre ellos 17 calcinados, en el noroccidental estado de Sinaloa, informaron fuentes oficiales.

La Secretaría de Gobernación confirmó en un comunicado que en el primer hecho se encontraron 17 cadáveres calcinados dentro de dos vehículos en zonas céntricas de Culiacán, capital del estado de Sinaloa.

Agregó que más tarde se hallaron otros cuatro cuerpos en el poblado de Calomatillo, en el municipio de Mocorito, y otros tres en el municipio de Salvador Alvarado, todos en el mismo estado.

Gobernación expresó una "condena enérgica" por estos hechos de violencia y ratificó su compromiso para respaldar al Gobierno de ese estado "en su tarea de restablecer el orden y la tranquilidad, e impedir que hechos como éste queden impunes".

La fiscalía de Sinaloa indicó que el primer hallazgo se produjo en el centro de Culiacán en momentos en que una camioneta tipo Nissan estaba en llamas.

Tras apagar el fuego, miembros de la Policía Municipal y del cuerpo de bomberos encontraron en el interior del maletero 12 cuerpos calcinados -entre ellos el de una mujer- con restos de madera encima.

El fiscal del estado, Marco Antonio Higuera Gómez, quien se trasladó al lugar para supervisar las labores, dijo a los medios que los cuerpos estaban esposados y que algunos corresponderían a varias personas privadas de la libertad en el municipio de Angostura, ubicado al norte de Sinaloa.

Una llamada anónima alertó a la Policía Municipal de la presencia del segundo vehículo, una camioneta tipo Ranger, cerca de un centro comercial en la salida norte de Culiacán. En su interior fueron hallados cinco cuerpos calcinados más.

Hasta el momento no han sido identificadas las víctimas de estos hechos atribuidos a la violencia del crimen organizado, que se producen después de una denuncia de nueve "levantados" en el municipio de Angostura.

El "levantón" es una práctica habitual de los carteles de la droga mexicanos que consiste en capturar a una o varias personas sin exigir rescate a cambio. A menudo, las víctimas aparecen muertas días después.



Los especialistas "nos ayudarán en la identificación de las víctimas y en las indagatorias para dar con el o los responsables de los multihomicidios", dijo Higuera Gómez.

La fiscalía del estado recibió este mismo mediodía un reporte del hallazgo de otras cuatro personas sin vida en el municipio de Mocorito, todos asesinados a tiros en el mismo sitio. Asimismo, cerca de la comunidad de La Escalera, en el municipio de Salvador Alvarado también se reportaron otros tres cuerpos más.

En Sinaloa, cuna de los principales capos históricos y actuales de México, predomina el cartel que lleva el nombre de este estado, encabezado por Joaquín "el Chapo" Guzmán, pero hay presencia de otros grupos que le disputan el control de territorio como los hermanos Beltrán Leyva.

Calderón pierde la guerra contra los narcos

Seis de cada diez mexicanos piensa que el Gobierno está perdiendo el combate al crimen organizado frente a dos que opinan lo opuesto, según una encuesta divulgada por la consultora Mitofsky y la organización México Unido contra la Delincuencia (MUCD).

La IX Encuesta Nacional sobre la Percepción de Inseguridad Ciudadana destaca que tres de cada diez piensan que la situación va a empeorar en 2012, cuatro piensan que continuará igual y solo uno confía en que el Gobierno puede ganar la "guerra" a la delincuencia organizada.

En la presentación de los resultados del sondeo, realizado del 21 al 24 de octubre en 1.000 viviendas de todo el país, el secretario general del MUCD, Juan Francisco Torres, calificó como "preocupante" que el 44% de la población considere que los operativos de combate a la inseguridad "han sido un fracaso".

El presidente Felipe Calderón lanzó en diciembre de 2006 una ofensiva contra el crimen organización con la participación de miles de soldados y policías federales que ha sido criticada por grupos civiles debido al aumento de las denuncias de abusos de los derechos humanos.

En un informe reciente, la organización Human Rights Watch denunció que en lugar de reducir la violencia, "la guerra contra el narcotráfico de México ha provocado un incremento dramático de la cantidad de asesinatos, torturas y otros terribles abusos por parte de las fuerzas de seguridad".

Sin embargo, el 86 por ciento de los encuestados propuso elevar el número de militares desplegados en las zonas más violentas del país, como el norte. Cuatro de cada diez piensa que se debe permitir la presencia de agentes estadounidenses en México e igual número está a favor de legalizar las drogas.

Tres de cada diez entrevistados se pronunció en favor de un acuerdo con el crimen organizado para reducir la violencia en el territorio mexicano. De acuerdo con cifras de organismos civiles citadas en la encuesta nacional, entre 2007 y 2010 más de 230.000 ciudadanos principalmente del norte del país han huido de sus lugares de origen debido a la violencia generada por los grupos criminales.

Los delitos que generan mayor temor a la población son el robo a mano armada (74 %), el secuestro (66 %) y un acto terrorista (55 %). Según cifras oficiales, el número de delitos denunciados pasó de 1,5 millones en 2006 a 1,8 millones en 2010, lo que supuso un aumento del 16,3 %.

De este total de delitos, el 93 % correspondió al fuero común, entre los que están el robo, lesiones dolosas, homicidio doloso, secuestro y extorsión, y el resto al fuero federal como el narcotráfico.

El dirigente del MUCD aclaró que el temor a los secuestros no es privativo de un sólo sector social, sino que abarca a la totalidad de los estratos, y agregó que continúan al alza delitos como homicidio doloso, a pesar del aumento de las medidas de seguridad.

La encuesta señala también que el clima de violencia en el país ha modificado los hábitos de las personas por el temor a ser víctimas de algún delito, de tal manera que muchos no portan dinero ni joyas y evitan las salidas nocturnas.