www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Mohamed VI nombra un Primer ministro islamista

Abdelilah Benkiran será el interlocutor de Mariano Rajoy

martes 29 de noviembre de 2011, 18:01h
Tal como prometió en el discurso real que anunciaba la nueva Constitución marroquí aprobada en julio, el rey Mohamed VI ha nombrado al Secretario general del partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), Abdelilah Benkiran, como primer ministro del reino alauita. El PJD ha sido el ganador incontestado de las Elecciones del 25-N, pero deberá hacer una alianza con otras formaciones para constituir un gobierno estable.
Por primera vez en la historia de Marruecos después de la independencia, el Jefe del gobierno será un interlocutor a la altura del Presidente del gobierno español. Hasta ahora, los sucesivos presidentes españoles (Adolfo Suárez, Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar o José Luis Rodríguez Zapatero) se encontraban frente a un “primer ministro” sin poder, sin capacidad de decisión, un mero gestor de la Administración del Estado. Todos los poderes estaban concentrados en el Palacio y el primer Ministro estaba obligado a esperar la decisión del Rey a la hora de resolver cualquier tema importante. El rey Mohamed VI ha introducido el cambio y otorgado al nuevo Jefe de gobierno el estatuto que le corresponde. Desde ahora, el Presidente del Ejecutivo español tendrá frente a sí a un Jefe de gobierno capaz de tomar decisiones sin necesidad de esperar que el Palacio real le dé el visto bueno.

Abdelilah Benkiran, ingeniero de formación y profesor de Física, conoce bien España y los dosieres bilaterales. Aunque nunca ha tenido un encuentro directo con el próximo Presidente español, Benkiran ha recibido con agrado la felicitación enviada por la dirección del Partido Popular por el éxito electoral de su partido. El mensaje de Jorge Moragas, coordinador de la Presidencia y de las Relaciones Internacionales del PP, recogiendo el “triunfo electoral” en Marruecos y poniendo el acento en la confianza de que ambos países mantengan “buenas relaciones” en lospróximos años, ha sido acogido con agrado por la cúpula del PJD.

El partido español ganador de las Elecciones del 20-N y el marroquí vencedor de las homólogas del 25-N, mantienen relaciones desde 2005. Aunque ninguno de los dos ha escondido nunca las divergencias existentes en determinados temas bilaterales, la corriente de diálogo se ha mantenido ininterrumpida. Incluso cuando la juventud del PJD participó en las manifestaciones de hostigamiento a España por el contencioso de Ceuta y Melilla - elPJD, como los otros partidos con representación parlamentaria, participaron en la formación del Comité de Liberación de Ceuta y Melilla -, y cuando las bases del movimiento islamista se unieron a los manifestantes en contra del partido Popular que invadieron las calles de Casablanca hace ahora un año en protesta por las posiciones defendidas por el partido de Mariano Rajoy ante el Parlamento europeo acerca de la represión y la brutalidad del desmantelamiento del campamento de Gdeim Izik en el Sahara Occidental, incluso en esos momentos el Partido de la Justicia y Desarrollo nunca rompió relaciones con el Partido Popular.

El telegrama de Jorge Moragas de felicitación por el triunfo electoral del PJd hace alusión a ello al decir “es mucho más lo que nos une que lo que nos separa, y el PP está convencido de que los futuros gobiernos de ambas naciones seguirán trabajando conjuntamente para abordar en un clima de cooperación y amistad los numerosos desafíos y oportunidades que compartimos”.

Para la formación del nuevo gobierno marroquí el PJD deberá establecer algún tipo de alianza con otros partidos hasta conseguir una mayoría parlamentaria suficiente. El PJD dispone de 107 diputados,y necesita llegar a los 195 para obtener la mayoría parlamentaria. El principal partido que hasta el momento se ha mostrado dispuesto a establecer una alianza gubernamental con elPJD, es el nacionalista Partido del Isticlal, con el que el Partido Popular español mantiene excelentes relaciones. El PI como el PP pertenecen ambos a la Internacional Demócrata de Centro, y han mantenido encuentros bilaterales periódicamente desde la llegada al trono del actual rey Mohamed VI.

El Partido Popular ha declarado este lunes estar convencido de que el próximo Gobierno de Mariano Rajoy trabajará con el nuevo Ejecutivo marroquí surgido de las elecciones del viernes “en un clima de cooperación y de amistad”.

En cuanto a las reticencias que han surgido en relación con las libertades y derechos individuales de los ciudadanos marroquíes por la llegada al gobierno de un primer Ministro islamista, hay que tener presente que, según la nueva Constitución, el rey sigue teniendo el control del ámbito religioso en Marruecos, en tanto que Amir el Muminim (Emir de los creyentes), y que las primeras declaraciones de Abdelilah Benkiran han dejado claro que “los marroquíes nos han dado un mandato para gobernar y no para reglamentar su vida privada”. Así pues, las opiniones personales del sector más fundamentalista del PJD y las del propio líder Benkiran, deberán quedar aparcadas.

De cualquier manera, a pesar de sus arengas electorales y de sus discursos a veces furibundos contra todo lo que perturba la moral islámica, Abdelilah Benkiran es también producto del Marruecos occidentalizado. En los años 90, nos recibió en su casa del barrio de los Naranjos (Quartier des Orangers) en Rabat a un reducido grupo de periodistas, y confesó que no había conseguido convencer a su hija, entonces estudiante en el Liceo francés, para que se pusiese el velo islámico. Como líder de la formación islamista Benkiran se sentía decepcionado; pero como padre, respetaba el derecho de su hija a decidir de su propia vida.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.