www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

tenista campeón de la copa davis

Alex Corretja: “Lo más difícil de ser tenista profesional es aceptar que no has sido niño”

viernes 02 de diciembre de 2011, 10:18h
Este catalán figura en la historia del tenis español como uno de los pioneros en alcanzar la gloria en la Copa Davis. Amén de triunfar en aquella histórica final ante Australia, Alex Corretja inscribió su nombre entre los grandes al ganar la Copa de Maestros en 1999. Tras abandonar la práctica profesional, en la actualidad forma parte del equipo de entrenadores de Andy Murray. EL IMPARCIAL ha charlado con este mito del tenis nacional sobre el pasado, el presente y el futuro del deporte de la raqueta en nuestro país.
¿Cómo valora la salud del tenis español en la actualidad?
El tenis masculino vive un momento inmejorable, no hay lugar a duda. Todo lo que se está consiguiendo en los últimos años está siendo espectacular. Además, el tenis femenino está en auge. Hay bastantes chicas metidas entre las mejores, aunque les falta un punto de referencia como fueron Arantxa (Sánchez Vicario) o Conchita (Martínez). Hay buenas chicas pero las comparaciones son odiosas.

¿Qué es el tenis para usted?
El tenis representa el ánimo de superación constante. Exige un nivel concentración y físico muy elevados. Te enseña a perder, a ganar, a sacrificarte y a madurar. Es un deporte en el que hay que aprovechar al máximo los años porque es una carrera muy efímera. Hay que madurar muy pronto ya que cuando te das cuenta se acaba la carrera. Dura diez o doce años.

¿Por qué el tenis nacional ha crecido tanto en las últimas décadas?
En España hay muy buen trabajo de base. Tenemos muchos torneos de juventud –los antiguos Satélites-. Además, tenemos dos campeonatos de referencia, el Godó y el de Madrid. Hay grandes escuelas, entrenadores y preparadores físicos y buenos médicos. Además, la Federación ha hecho un muy buen trabajo.

¿Influye la presencia de jugadores como Rafa Nadal en ese crecimiento?
Siempre hemos tenido jugadores de referencia. Para nosotros se marcó el camino en la década de los 90 con Emilio Sánchez Vicario y Jordi Arrese. Antes estaban Santana y Orantes. Pero para nosotros el camino se abrió cuando Bruguera ganó Roland Garros en 1993 y 1994. Hasta entonces, llegar a los cuartos de final en Roland Garros era un buen resultado. La victoria de Sergi (Bruguera) hizo creer a todos los demás que podíamos. Es lo que pasó en la Copa Davis. En 2000 ganamos la primera y rompimos con la historia. Esto ayudó a que la Davis haya dejado de ser un tema tabú y que España sea ahora mismo la máxima candidata a ganarla.

¿Qué papel juegan las escuelas de tenis en el crecimiento de este deporte en España?
Las escuelas son básicas. También lo son los clubes y el trabajo que se hace detrás. Este aspecto ayuda a que el futuro del tenis español tenga salud. Si nos conformamos con lo que tenemos hoy, mañana nos despistaremos. Si seguimos trabajando desde la base, tendremos muchos años de buen tenis.

¿Qué aspectos han cambiado en este deporte con respecto a su etapa como jugador?
El tenis ha dejado de ser un deporte. Es un trabajo más. Lo escoges cuando eres jovencito al igual que escoges hacer la selectividad y estudiar una carrera. Si ves que tienes futuro en el tenis, te tienes que dedicar a ello. No es solo un deporte. Implica muchas cosas. Tiene una repercusión brutal y se tiene una exigencia muy alta desde muy joven. Además, estar a la luz pública afecta mucho. Por ejemplo, lo que le ha pasado a Rafa, que ha perdido seis finales seguidas pero sigue siendo Rafa.

El tenis es un deporte especial. ¿Otorga más a la mentalidad o al talento para triunfar en el tenis?
La base del tenis está en la cabeza aunque es necesario tener capacidades. Puedes tener una mentalidad muy privilegiada pero si no tienes ni idea de jugar, no podrás jugar. Pero la mentalidad es la pieza básica.

¿La mentalidad es lo que le ha fallado a Rafa Nadal esta temporada?
Lo de Rafa no es un problema de cabeza. Vi el partido contra Djokovic (final del US Open) y no puedo achacárselo a la cabeza. Cuando todo va bien puede que la cosa salga más fluida. Pero no es un problema de mentalidad. Rafa tiene la mejor cabeza que he conocido en mi vida. Creo que es un problema de tenis: Djokovic ha encontrado la forma de jugarle y Rafa no consigue encontrar los huecos. El trabajo que hizo Rafa en la final del US Open fue sublime y el de Djokovic, un poco mejor.

¿Qué es lo más complicado en la vida del tenista profesional?
Lo más difícil es aceptar que no has sido niño. Sacrificas la adolescencia para desarrollar un deporte que es casi como un trabajo. Para mí ha sido un privilegio porque lo he elegido yo, así que he podido hacer lo que quería. Pero es complicado asimilar la batería de preparación que recibes de joven. Es complicado asimilarlo a tan corta edad como se exige.

Además, es un deporte individual. Aunque te animen desde fuera, el que tiene que tomar las decisiones y meter la pelota dentro de la línea eres tú. Esa responsabilidad que se asume desde muy joven es también complicada de asimilar.

¿Qué significa la Copa Davis para el deporte español?
La Copa Davis se ha convertido en un clásico de nuestro deporte. A la gente le gusta ir a ver equipos que casi siempre ganan. De hecho, no me acuerdo de ninguna eliminatoria que España haya perdido en casa. Es un espectáculo, los jugadores te aportan algo y el ambiente es muy agradable. Puedes ir a Roland Garros y tener a Nadal en una pista y a Sharapova en otra. Puedes elegir. Pero cuando juega España vas a animar a un equipo. En Roland Garros hay 15.000 personas en la pista. A unos quizá les guste más Nadal o Federer, pero si pierden no pasa nada. En la Copa Davis te sientes más partícipe.

Haciendo balance de su carrera profesional, ¿cuál es su mejor recuerdo?
El momento más feliz fue cuando gané el Masters y cuando ganamos la Copa Davis, por todo lo que significó. Yo me sacrifiqué por el equipo, supe asimilar ese momento y al final ganamos.

¿Cómo es la vida de Alex Corretja tras colgar la raqueta?
Cuando te retiras tienes varias opciones. Yo he sido comentarista para Televisión Española y he estado preparando a Andy Murray. Pero lo mejor que te puede pasar es ser tenista. Todo lo de después es muy bonito pero nunca tienes la misma sensación de cuando eras jugador.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.