www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EN EL DEBATE DE INVESTIDURA

Alonso se estrena como portavoz socialista con una llamada al consenso

miércoles 09 de abril de 2008, 12:53h
Era el estreno más esperado. Su dicción, su discurso, su fluidez verba, todo fue analizado. Y como magistrado estructuró un discurso tal que una declaración de principios, una exposición filosófica, más que una enunciación de propuestas.

Plagando de alabanzas, ausencia de críticas, José Antonio Alonso glosó el espíritu de la democracia, con constantes arrogaciones socialistas. El reproche de ETA y el fin de la banda terrorista constituyó la introducción de una plática donde tuvo eco la siguiente cita: "ETA es una banda de asesinos a los que hay que seguir con las herramientas del Estado", afirmó, para a continuación remarcar los acuerdos en esta materia con el Partido Popular, proclamados la tarde antes por José Luis Rodríguez Zapatero.

En esa misma línea argumental, insistió en "nuevos espacios para el encuentro" con el resto de las formaciones políticas. Y al igual que su candidato, glosó las virtudes de las políticas sociales sin detrimentos presupuestarios, en pro del crecimiento y de las variables económicas. "Hoy –anunció, tenemos la oportunidad de seguir a los primeros países desarrollados, y lo estamos aprovechando y lo vamos a aprovechar".

Así que defensor del Estado de Bienestar, Alonso hizo hincapié en la España de las Autonomías "y en la moderna cohesión que esto había supuesto". Fiel a esta hipótesis, esgrimió: "Nosotros votamos la Constitución y también los Estatutos. Y esto ha permitido que el PSOE sea el único partido que ha gobernado en toda las CCAA".

Más político aún en su discurso, cuestionó que el veredicto de las urnas coincidiese, "con la Apocalipsis catastrofista que anunciada por el PP, que ha dado lugar a que ese gobernante que destruía España y pactaba con los terroristas, sea el mismo que hoy se presta para revalidar una nueva Legislatura". En clave programática, el ex ministro de Defensa defendió una "inmigración legal y controlada, ajustada al mercado de trabajo".

Rayando el final de su intervención, ponderó la cooperación con la Unión Europea y puso varias tareas a su futuro Gobierno y a la oposición: Renovación y modernización del Consejo General del Poder Judicial, del Tribunal Constitucional, y en el fondo "y cualesquiera que sean nuestras diferencias, comenzar una etapa con la intención de compartir el futuro". Como no cabía esperar otra cosa, Zapatero agradeció a los suyos "la ilusión y el alto grado de emoción del apoyo generoso del PSOE", el mismo que le llevará a la Presidencia el viernes en la segunda votación del Acto de Investidura.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.