www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

2012: Más asesinatos de cristianos

sábado 07 de enero de 2012, 21:41h

La secta islamista Boko Haram ha asesinado a más de veinte cristianos en Nigeria desde la semana pasada. Se calcula que, desde su fundación en 2002, los terroristas han matado a más de 700 personas y sus atentados se han intensificado en los últimos meses.
Boko Haram ha dado un ultimátum a los cristianos que viven en el norte de Nigeria para que lo abandonen. De lo contrario, los matarán a todos. En este contexto, los atentados de la semana pasada son el primer paso de una ofensiva cuyo objetivo final es el exterminio de los cristianos. El grupo terrorista ha reforzado, en el último año, sus vínculos con Al Qaeda y su filial en África Oriental, Al Shabab.

A pesar de que Boko Haram disfrutó de cierta tolerancia en los primeros años de actividad, desde 2009 el Gobierno nigeriano persigue sus actividades terroristas y el Ejército se ha desplegado para combatir a esta organización que pretende la implantación de la sharia en todo el país.

Sin embargo, su capacidad operativa no se agota en territorio nigeriano. En noviembre de 2011, la Comisión sobre Antiterrorismo del Congreso de los Estados Unidos, formada por miembros de los Partidos Republicano y Demócrata, ha señalado a Boko Haram como una amenaza tanto para los intereses de los Estados Unidos en el exterior como para su propia seguridad nacional. Además, han advertido de la aproximación entre este grupo terrorista y Al Qaeda en el Magreb Islámico tanto el plano del discurso político como en el operativo. También hay una creciente imitación de las tácticas y los objetivos de Al Qaeda en la Península Arábiga y el grupo pakistaní Tahrir-i-Taliban.

Así, la amenaza que se cierne sobre los cristianos en Nigeria dista de ser la de unos incontrolados fanáticos que protagonizan hechos aislados. Al contrario, los atentados contra ellos son una señal de alarma de la expansión del terrorismo islamista en toda África y de sus estrechos vínculos con otras organizaciones que persiguen a las minorías cristianas en Asia Central y Oriente Medio.

Poco a poco, desde Pakistán hasta el interior del continente africano, los grupos islamistas pugnan por el poder bien a través del terrorismo bien a través de la agitación social en la oleada de revueltas árabes. En Egipto, a los coptos sólo les cabe confiar en que el apoyo mutuo entre los partidos moderados sirva para frenar la alianza entre los Hermanos Musulmanes y los salafistas. En El Líbano, el poder de Hizbolá es una amenaza constante para los cristianos, que participaron de buena fe en un proceso de desarme que los islamistas no concluyeron. El ejército de Kenia se enfrenta a los terroristas islamistas de Al Shabab mientras Irán amenaza con desestabilizar el Estrecho de Ormuz, disparar el precio del petróleo y extender el terrorismo por toda la región. Mientras tanto, en Siria, la represión contra los opositores, los atentados y la aparición de un Ejército Sirio libre clandestino hacen cada vez más difícil entender qué está sucediendo y qué les cabe esperar a los cristianos.

El mundo debe conocer cómo han comenzado el año las minorías cristianas que sufren la amenaza del terrorismo a manos de organizaciones islamistas que los están matando poco a poco pero sin descanso. Los hechos aislados se están convirtiendo en verdaderas campañas de terror sistemático destinadas a exterminarlos o expulsarlos. Las Naciones Unidas, contra quienes los terroristas también atentan, deben aumentar su compromiso en la defensa de las minorías cristianas antes de que sea demasiado tarde y sólo quede lamentarse.

Ricardo Ruiz de la Serna

Analista político

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios