www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Cierran filas entorno a Argentina

Sudamérica desoye el llamamiento del Reino Unido sobre las Islas Malvinas

miércoles 11 de enero de 2012, 10:10h
Bolivia y Chile han desoído el llamamiento que el canciller británico, William Hague hizo a los países suramericanos sobre prohibición de entrada a su puertos a los barcos con bandera de las Islas Malvinas. Tanto el gobierno de Evo Morales como el de Sebastián Piñera han cerrado filas entorno a su colega argentina, Cristina Fernández, quien reclama la soberanía del disputado archipiélago.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, criticó al Reino Unido por pedir a los países suramericanos que no apoyen la iniciativa de impedir a sus puertos el ingreso de buques con bandera de las islas Malvinas y expresó su apoyo a Argentina en la disputa por el archipiélago.

Morales lamentó que el canciller británico, William Hague, haya llamado a las naciones suramericanas a "no ser cómplices de Argentina" y de su "bloqueo comercial" para sumarse a la iniciativa de prohibir a la región la entrada de barcos con la bandera de las Malvinas, actualmente bajo dominación británica y cuya soberanía reclama el gobierno de Cristina Fernández.

"Las Malvinas son de Argentina y por eso apoyamos esta decisión del pueblo argentino, de su Gobierno, de su presidenta. El mundo sabe que en una guerra injusta los ingleses se adueñaron de las Malvinas", dijo el mandatario en un encuentro con mujeres campesinas en la ciudad central de Cochabamba.

El impedimento para el atraque en puertos del Mercosur y sus países asociados (Chile, Ecuador, Perú y Colombia, además de Bolivia, aunque no tiene salida al mar) de barcos con bandera de Malvinas fue adoptado el pasado 20 de diciembre en la cumbre semestral del bloque suramericano, realizada en Montevideo.

El presidente boliviano ratificó su apoyo a esa medida al asegurar que Bolivia se "asociará" con Argentina "para defender la dignidad y la soberanía" de ese país y de la región.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores reafirmó en la noche del martes que las embarcaciones que naveguen con la bandera de las Islas Malvinas no podrán ingresar a puertos chilenos.

Según un breve comunicado de la Cancillería, "Chile continuará aplicando, conforme al Derecho Internacional y a la legislación chilena, las medidas destinadas a impedir que embarcaciones que naveguen con la bandera de las Islas Malvinas ingresen a los puertos nacionales".

De esta forma, el ministerio de Relaciones Exteriores chileno desestimó las versiones de su similar del Reino Unido en torno a levantar la prohibición para que barcos con bandera de Malvinas puedan recalar en los puertos nacionales.

"(Esto) en cumplimiento con los compromisos adoptados en las declaraciones emitidas en el marco de la Reunión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), del 26 de noviembre de 2010, y de la reciente Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de Mercosur y Estados Asociados, de 20 de diciembre de 2011", precisó la nota de la Cancillería chilena.

Argentina se planta

Argentina reivindicó este martes la decisión del Mercosur y sus asociados de impedir que atraquen en sus puertos barcos con bandera del disputado archipiélago, tras las declaraciones del canciller británico.

En este sentido la Cancillería argentina alegó en un comunicado que estas acciones "se encuadran en la defensa de los recursos naturales renovables y no renovables que pertenecen al pueblo argentino tal como lo reconocen, entre otros países, todas las naciones de la región".

Según esta entidad diplomática, Hague reconoció este miércoles ante el Parlamento de su país la existencia de esta medida e "informó que luego de hablar en dos oportunidades con el canciller uruguayo, Luis Almagro, y de varias gestiones ante los gobiernos de Chile y Brasil, ha quedado firme que los barcos que usaban el ilegítimo pabellón deberán reemplazarlo".

El canciller argentino, Héctor Timerman, se comunicó con sus colegas de Brasil, Chile y Uruguay, "quienes confirmaron que sus respectivos gobiernos no habían modificado su posición desde que se adoptara" la decisión regional, el mes pasado, "y que así fue transmitido al Gobierno del Reino Unido", según informó el Gobierno de Cristina Fernández.

"El canciller británico habló de la necesidad de respetar los principios de la Carta de las Naciones Unidas sin mencionar que el Reino Unido ha incumplido con 10 resoluciones de la Asamblea General y 29 resoluciones del Comité de Descolonización, que instan a ambos países a reiniciar las negociaciones", añade el comunicado argentino.