Ir a versión MÓVIL

www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY EMPIEZA A DILAPIDAR SU CAPITAL ELECTORAL

jueves 12 de enero de 2012, 13:49h
La herencia recibida obliga a Mariano Rajoy a gastar una parte del capital electoral recibido. No a malgastarlo. Que debía adoptar medidas económicas impopulares estaba claro. Que lo ha hecho con poco tiento y con demasiada suficiencia, también está claro.
Si sabía que el déficit público sobrepasaba el 8%, ¿por qué no lo dijo en el discurso de investidura, anticipando que la cantidad a enjugar se elevaría a los 40.000 millones de euros? ¿Por qué ejerció después la prepotencia no compareciendo para dar explicaciones a la opinión pública y reconocer que se había visto obligado a hacer lo contrario de los compromisos contraídos en la campaña electoral? ¿Por qué no ha cortado de raíz las contradicciones de varios de sus colaboradores cercanos?
No es propio de Rajoy la improvisación y la ligereza. Por el contrario, es hombre mesurado, con los pies en la realidad y una extraordinaria capacidad para la gestión.
Sin negar sus iniciales errores, convendrá darle el margen de los cien días con el fin de que se asiente en Moncloa y desarrolle su gestión de la forma que en él es habitual. Impasible durante el pleno del Congreso de los Diputados, las intervenciones de sus colaboradores no resultaron convincentes y si CiU le apoyó, existe la sospecha que fue a cambio de compromisos económicos subterráneos de los que antes o después deberá el presidente dar cuenta.
Rajoy ha empezado a dilapidar demasiado pronto su capital electoral. A los españoles no les conviene que esto sea así. Se necesita un Gobierno serio y con credibilidad que afronte decididamente el fondo de la crisis económica. Hubiera sido mejor no esperar a las elecciones andaluzas. Pero eso es lo que puede explicar, no justificar, el balbuceo de los pasos iniciales de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.