www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Cumplirá 78 años este 11 de febrero

Hospitalizan al exdictador Manuel Noriega por un posible derrame cerebral

lunes 06 de febrero de 2012, 10:01h
El exdictador panameño Manuel Antonio Noriega, sufrió este domingo un "un cuadro de hipertensión arterial con posibilidad de un derrame cerebral" que obligó su traslado del Centro Penitenciario 'El Renacer',- donde se encuentra recluido a la espera de un juicio por crímenes de lesa humanidad-, al Hospital Santo Tomás. El polémico exgeneral que gobernó el país centroamericano entre 1983 y 1989 ha cumplido condenas en EEUU y Francia por lavado de dinero y narcotráfico.
El exgeneral panameño Manuel Antonio Noriega, encarcelado en Panamá desde diciembre pasado, fue trasladado este domingo a un hospital de la capital por presentar un cuadro de "hipertensión con posibilidad de un derrame cerebral", informó un comunicado oficial.

Noriega, quien cumplirá 78 años el próximo día 11, fue movilizado "desde su celda en el Centro Penitenciario El Renacer hacia el Hospital Santo Tomás" de Ciudad de Panamá, "tras sufrir un cuadro de hipertensión con posibilidad de un derrame cerebral".

Así lo indicó un comunicado de la Policía Nacional, que citó un parte del cuerpo médico del Centro Penitenciario, ubicado a unos 30 kilómetros de la capital panameña.

Noriega, quien gobernó de facto Panamá entre 1983 y 1989, retornó el pasado 11 de diciembre al país luego de cumplir 21 años de cárcel Estados Unidos y Francia por delitos de narcotráfico y lavado de dinero.

Derrocado en 1989 por una invasión estadounidense, el exgeneral afronta en Panamá condenas de 60 años de cárcel por diversas condenas relacionadas a delitos como homicidio, violaciones a los derechos humanos, hasta deforestación.

El Ministerio de Gobierno informó el pasado 14 de diciembre que un registro médico dio cuenta de que Noriega padecía de hipertensión arterial, accidente cerebro vascular, úlcera péptica y rinitis alérgica.

Sus abogados han señalado que el otrora "hombre fuerte" de Panamá debe recibir el beneficio de casa por cárcel debido a su avanzada edad y deteriorado estado de salud, lo que rechazan familiares de las víctimas de su régimen.