www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RUBALCABA GOLPEA AL CHACONISMO

lunes 06 de febrero de 2012, 11:33h
Felipe González cree que la causa principal del descalabro electoral socialista se llama José Luis Rodríguez Zapatero. Rubalcaba también. Al desintegrar a Carmina Chacón y al chaconismo, el nuevo secretario general no ha hecho otra cosa que lo que viene haciendo desde mayo pasado: apartarse del zapaterismo. Durante casi ocho años las ocurrencias y los despropósitos de Zapatero han sido de tal calibre que han cuarteado a un partido centenario como el PSOE. Carmina Chacón es, en efecto, “Zapatero con faldas” según la expresión de Rodríguez Ibarra.
Felipe González estableció en 1977 un pacto de Estado con el centro derecha español para que las grandes cuestiones nacionales –terrorismo, territorialidad, política exterior…- se abordaran por consenso. El centro derecha y el centro izquierda representan en España a más del 80% de la voluntad popular. Ese pacto lo respetaron Suárez, Calvo Sotelo, González y Aznar. Zapatero lo quebrantó, cambiando de socio constituyente. Arrumbó al PP en el zaquizamí de la Historia y se entendió, hasta que Angela Merkel le puso de hinojos, con los partidos nacionalistas que se lo comieron a mordiscos. Si mala es la herencia económica que ha dejado Zapatero mucho peor es la política con Cataluña y el País Vasco en abierto secesionismo.
Rubalcaba ha prescindido de Chacón y de sus equipos no por cuestiones de rivalidad interna sino para dejar a las claras que el episodio zapatético ha concluido en el PSOE. Hay que pasar página. Se retoma la seriedad y el sentido de Estado de Felipe González. La idea no es mala pero no lo tiene fácil el nuevo secretario general. Una década de zapaterismo ha creado una profunda división en el seno del socialismo español. Alfredo Pérez Rubalcaba tendrá que hacer horas extraordinarias para cicatrizar las heridas abiertas en el cuerpo social del PSOE.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.