www.elimparcial.es

El Toro en México

EL TORO EN MÉXICO

Permítaseme traer a la palestra a Ava Gardner (La noche de la iguana) a quien el escritor Peter Evans se refiere en uno de sus libros como ‘El animal más bello del mundo’ y luego ella le reviro como queriendo restarle méritos a su pluma; ‘Mis vicios y mis escándalos son más interesantes que lo que cualquier novelista pueda fantasear’, era mujer de conflictos y sino que lo diga el mismísimo Frank Sinatra, quien por ella casi pierde su amistad con ese otro grande del clan Sammy Davis Jr., Ava vivió en España una larga temporada, mas desde antes ya gozaba la predilección por algunos toreros majos ante los que se derretía en esas tardes de sol candente que se vivían en el Toreo de la fronteriza ciudad de Tijuana, lo que provocaba que los astros hollywoodenses montaran los celos y recelos, máxime cuando se dio aquel romance candente con ese torero que fue adorado por las mujeres más hermosas del mundo, el play boy de la montera Luis Miguel Dominguín.

EL TORO EN MÉXICO

La política ese galimatías que desde siempre ha estada ligado a la fiesta de toros, la que le ha dado cabida a veces y otra a fuerza y ha tenido que lidiarla a como se pueda, más lo que no se puede negar que ambas prácticas de alguna manera en este país ya van para quinientos años, en los cuales han estado más que ligadas y en el estricto apego a las tradiciones hay que constatar que España le legó a México la más añeja de sus fiestas populares, que lo son las corridas de toros las que han atravesado por tramos buenos, regulares, malos y patéticos, como los actuales donde la fiesta misma como que no se quiere dar cuenta que está padeciendo una metástasis, la que salvo un milagro que no creo que se dé, se podría salvar en sus simientes y es que la tauromaquia tricolor está siendo vapuleada por muchos frentes provenientes los más de adentro pa’ fuera y viceversa.

EL TORO EN MÉXICO

Hoy las palabras torean en el ruedo de la obscuridad, dónde hasta la ciencia médica pincha en hueso, no por falta de destreza y recursos sino porque los milagros son escasos.

EL TORO EN MÉXICO

Este fin de semana el cotarro taurino anduvo harto variadito en cuanto a los nombres que se pusieron en las marquesinas taurinas y que parece que sumándolos de uno en uno, llegaron a quince toreadores en la capital y la periferia, lo cual nos quiere decir que si dos, al parecer de esta pluma, fueron los que merecen resaltarse, Sergio Flores y el novillero español Marcos, dentro del territorio, de Texcoco.

EL TORO EN MÉXICO

Hoy recuerdo que en casa de los abuelos, cuando apenas medio pajareaba mi menda, pensaba que lo más importante de lo que ahí había lo era el comedor, ¿la razón de esa creencia? Lo era que ahí había una mesa grandísima que apantallaba por su tamaño y pa’ este escuincle, ese era motivo como pa’ pensar, que eso hacía al lugar muy especial, luego me empezaron a surgir dudas como ¿por qué la mayoría de los días estaba vacía? ¿No que era muy importante?, entonces ¿por qué casi nunca se llenaba? la respuesta era; solo se llena cuando vienen figuras.

EL TORO EN MÉXICO

La pólvora estalló haciendo retemblar la arena sobre la que se crea y se escribe la historia en la forma más glamorosa dela Fiesta Brava mexicana y que paradójico la hecatombe estalló en el albero más hermoso de la América Latina que lo es el de Cinco Villas, la causa de las causas tiene más gatos que los que caben en la barriga de un tonel de hiel, la punta del iceberg fue el hecho que la empresa especializada en novilladas con más éxitos atesorados en los últimos años, entró en discrepancias con la Asociación Nacional de Matadores, porque las promesas del mañana en el contexto internacional no se midieron en lo global de una temporada y si en lo individual de un cartel.

EL TORO EN MÉXICO

En el marco de la expo – fotográfica titulada; ‘El Pana, por Brujerías’ de la autoría del comunicólogo y fotógrafo de talla mundial Emilio Méndez, la que se realizó en la sede de la Asociación Nacional de Matadores.