www.elimparcial.es

ovacion

Crítica de ópera

Más de quince minutos de aplausos, con el público puesto en pie y coreando, junto a la orquesta, “Campeones, campeones, oe, oe, oe”, coronaron una velada que se esperaba en el Teatro Real de Madrid desde hace muchos meses: la primera de las tres representaciones de un Simon Boccanegra muy especial, con Plácido Domingo cantando el difícil e intenso papel del protagonista de una de las óperas más profundas y humanas de Verdi.
  • 1