cabecera
    29 de julio de 2016
ic_facebookic_twitteric_google

FRAGMENTOS NANODIMENSIONALES

Creado un sistema de "protección absoluta" de las tarjetas de crédito basado en puntos cuánticos

Creado un sistema de
El científico Victor Petrik ha diseñado un sistema basado en puntos cuánticos que genera una "protección absoluta" de las tarjetas de crédito y débito y otros documentos importantes, como pasaportes, contra la falsificación.
La tarjeta de crédito se ha convertido en la forma más habitual para pagar las compras por Internet. Se percibe como un métido de pago cómodo, fácil y aparentemente seguro, pero en la Red no está en realidad exento de riesgos. La aparición de nuevas tecnologías que nos hacen la vida más fácil implica también el desarrollo de nuevas técnicas de fraude. En Estados Unidos, según una encuesta de 2010 de ACI Worldwide –que ofrece sistemas de pago a instituciones y minoristas financieros–, en los últimos cinco años el 32% de los consumidores fue víctima de fraudes con tarjeta, que suponen pérdidas que rondan los 2.400 millones de dólares. En la Unión Europea, se calcula que el crimen organizado obtiene 1.500 millones de euros al año con la falsificación de tarjetas de crédito. La cifra irá probablemente en aumento, pues las tarjetas de crédito y débito que la mayoría de nosotros usamos son sorprendentemente vulnerables al fraude, ya que la tecnología que se utiliza es obsoleta y hace que sea más sencilla la falsificación.

Victor Petrik, autor de cuatro descubrimientos científicos aprobados por la Asociación Europea de Autores de Descubrimientos Científicos, ha tramitado en el Departamento de Patentes de EEUU la solicitud de la patente mundial de un medio único de protección de tarjetas de pago, pasaportes y otros documentos importantes. Este sistema de seguridad está basado en los puntos cuánticos: fragmentos nanodimensionales (10-15 nm) de los conductores y semiconductores capaces de irradiar en diapasón visible bajo efecto de un campo electromagnético. Petrik ha creado la producción industrial de los puntos cuánticos resistentes a los ácidos y altas temperaturas. Dichos puntos se añaden en cantidades diferentes a los gránulos poliméricos durante la producción del plástico. De esta forma, en cada parte del plástico hay miles de puntos emisores distribuidos al azar, de forma irrepetible. Una copia (muestra) de cada tarjeta será guardada en el servidor, de manera que sólo en caso de correspondencia mutua total de dos puntos que formen parte de dos multitudes diferentes, el pago se confirma.

Los científicos ya han calculado que los fallos en el sistema “apto-no apto” con esta protección pueden ocurrir después del primer mil billones de objetos protegidos. Y para aplicar los puntos cuánticos átomo por átomo en conformidad con las coordenadas, según las tecnologías existentes en la ciencia hoy en día, haría falta una cantidad de tiempo comparable al tiempo de la vida del universo. Por lo tanto, “se puede decir que ha sido creada una protección absoluta de las tarjetas de pago y que a partir de ahora las personas pueden utilizarlas sin miedo de que después de pagar su compra en el centro comercial, no tengan dinero para una buena cena”, comenta el profesor Petrik.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(0)
ic_facebookic_twitteric_google

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.