www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

tercer día del pontífice en el país azteca

El Papa pide a los mexicanos que no cedan a una fe superficial e incoherente

domingo 25 de marzo de 2012, 19:49h
Benedicto XVI ha oficiado este domingo una multitudinaria misa, a la que han asistido cientos de miles de fieles, en el Parque del Bicentenario de Silao, cercano a León, en el centro de México, en la que ha instado a los cristianos a mantenerse fuertes y unidos ante una fe superficial e incoherente.
El papa Benedicto XVI pidió hoy a los cristianos que resistan a la tentación de una fe "superficial y rutinaria, a veces fragmentaria e incoherente", y que superen el "cansancio" de la fe. El pontífice hizo estas declaraciones ante varios cientos de miles de mexicanos que asisten en el Parque del Bicentenario de Silao, cercano a León, en el centro de México, a la misa que oficia en su tercer día de visita a este país.

El obispo de Roma reiteró la necesidad de una nueva evangelización en este continente que conoce a Jesucristo desde hace ya más de 500 años, pero en el que avanza la secularización y la penetración de las sectas y señaló que la misión continental puesta en marcha tras su visita a Aparecida, en Brasil, en 2007, tiene ese objetivo.

"En Aparecida, los obispos de Latinoamérica y el Caribe han sentido con clarividencia la necesidad de confirmar, renovar y revitalizar la novedad del Evangelio. La Misión Continental tiene el cometido de hacer llegar esa convicción a todos los cristianos y comunidades eclesiales, para que resistan a la tentación de una fe superficial y rutinaria, a veces fragmentaria e incoherente", dijo.

El papa agregó que también se ha de superar el cansancio de la fe y recuperar la alegría de ser cristianos, de estar sostenidos por la felicidad interior de conocer a Cristo y de pertenecer a su Iglesia.

El pontífice fue recibido en el altar mayor por el arzobispo de León, José Martín Rábago, quien le dio la bienvenida y le pidió un mensaje de esperanza para que México pueda superar los "males" que vive, entre los que destacó la violencia y muerte, "que han generado -dijo- la penosa sensación de temor, impotencia y duelo".

Martín Rábago agregó que esa "dramática" realidad tiene raíces perversas que la alimentan: la pobreza, la falta de oportunidades, la corrupción, la impunidad, la deficiente justicia y el cambio cultural que lleva a la convicción de que esta vida sólo vale la pena ser vivida si permite acumular bienes y poder rápidamente y sin importar sus consecuencias.

Benedicto XVI destacó que tanto México como América Latina atraviesan momentos de dolor, pero también de esperanza.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.