www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENJOY MANDARÍN

Haciendo currículo desde la cuna: chino mandarín entre biberón y biberón

miércoles 18 de abril de 2012, 19:59h
Que el chino es el idioma del futuro parece ya una realidad indiscutible. El crecimiento económico del gigante asiático y su expansión hacia Occidente está incrementando exponencialmente el interés por conocer el idioma, que aporta un punto más que favorable al currículo. Raquel Rubio, emprendedora y madre madrileña, ha convertido el deseo personal de que su hijo, de ahora tres años, aprendiera chino mandarín a la par que el castellano en una aventura empresarial. La web Enjoy Mandarín gestiona la contratación de au pairs o compañeras de juegos chinas para que los niños interioricen el idioma de forma natural, como lo hacen con su lengua materna.
Matías está empezando a aprender inglés. Será su tercera lengua, después del castellano y el chino mandarín que ya domina con la misma soltura. Cumplió tres años el pasado mes de noviembre. Raquel Rubio y su marido lo tenían claro: querían que su hijo aprendiera mandarín desde la cuna, y se propusieron buscar una au pair para Matías que pudiera enseñarle el idioma del modo que se adquiere la propia lengua materna, por imitación.


Xiao Juan Liu con el hijo de Raquel Rubio.



“Entonces encontramos a Juan”, recuerda Rubio en una entrevista con este periódico. Xiao Juan Liu es una ingeniera de caminos y licenciada en turismo china que estaba estudiando en una universidad madrileña su MBA -Master in Business Administration- cuando conoció a la madre de Matías.

“Al principio, cuando la contratamos para que pasara unas horas por las tardes con el niño, la mayoría de la gente de nuestro entorno estaba escéptica sobre la efectividad de esto”, asegura Rubio. Sin embargo, cuando el pequeño comenzó a articular sus primeras palabras tanto en castellano como en mandarín, muchos de sus conocidos quisieron contratar una cuidadora china para sus hijos.

El éxito en el aprendizaje de Matías y de la expectación generada entre muchas de las familias cercanas empujan al nacimiento de Enjoy Mandarín, una empresa creada por Rubio con la ayuda de Juan Liu y dedicada a mediar entre los padres que demandan una au pair china para que sus hijos aprendan fácilmente el idioma y las ciudadanas chinas que están buscando trabajo en nuestro país.



“El futuro está en la lengua china”, afirma Rubio; “etimológicamente, China significa ‘el centro del mundo’ y poco a poco se está convirtiendo en una realidad”, continúa. La creadora de Enjoy Mandarín está en lo cierto, tal y como afirman los expertos en base a datos económicos globales. El crecimiento del gigante asiático, incluso en el contexto de crisis actual, ha alcanzado cotas inimaginables para un país al que el término ‘emergente’ se le va quedando pequeño.

Según un informe de la Oficina Nacional de Investigación Económica -Nber, por sus siglas en inglés- publicado a principios del pasado año, el PIB chino superará para el 2040 al del resto del mundo y el mercado chino crecerá más que el de EE. UU., la Unión Europea, Japón e India juntos. De este modo, ee prevé que en los próximos años se multiplique la presencia empresarial china en Occidente. ¿Bastará, entonces, con el inglés?

En opinión de Rubio, que los niños aprendan hoy en día inglés no es algo complicado, teniendo en cuenta la cada vez mayor proliferación de colegios bilingües, amén de la cantidad de academias, cursos y profesores particulares. Para la madre de Matías, en la generación de su hijo saber un inglés correcto va a ser un factor “higiénico” a la hora de acceder a un puesto de trabajo. “Sencillamente, no lo tendrán si no lo hablan”, apunta. “El chino mandarín lo consideramos como un factor ‘diferencial’, algo que sí permitirá diferenciar a tu hijo entre los distintos candidatos con probabilidades reales de obtener un determinado trabajo”, argumenta.

Más allá de prever el futuro laboral del bebé desde su nacimiento, Rubio aboga por el aprendizaje de mandarín como vía de un especial desarrollo intelectual del pequeño. “Hablando chino, se ejercitan los dos hemisferios del cerebro, y no sólo uno como es habitual; esto permite que, independientemente de que el objetivo sea o no el bilingüismo, se consigan otras formas de concentración y otra estructuración del cerebro”, expone la emprendedora. Como ejemplo, asegura que la facilidad tradicional de los chinos para las matemáticas tiene su origen en el modo en que utilizan el idioma. “Su forma de decir ‘ochenta’ es ‘cuatro veces veinte’ o, para decir ‘ochenta y cuatro’, ‘cuatro veces veinte, más cuatro’; esto permite conseguir más agilidad mental con los números”, explica.

Talleres con otros niños
Enjoy Mandarín consigue para las familias au pairs y también trabajadoras domésticas, según las necesidades de cada familia, siempre a través de los contactos de Juan Liu con sus compatriotas. Tal y como explica Rubio, se cuidan mucho las aptitudes de las chicas antes de ponerlas en relación con la familia. “Nos fijamos sobre todo en que sean abiertas y habladoras puesto que se trata de que los niños aprendan el idioma de forma natural, y en que hablen buen castellano y chino mandarín”, cuenta.


Uno de los talleres organizados por la empresa de Raquel Rubio.


Rubio confiesa que no siempre es fácil encontrar lo que se busca porque, en líneas generales y sobre todo en el caso de las trabajadoras domésticas, “que suelen ser mujeres más mayores que vienen del sur de China y hablan otros dialectos”, la comunidad china suele ser bastante cerrada. “Hay algunos que llevan 10 años en España y no hablan nuestro idioma”, señala Rubio, quien cuenta cómo su relación don Juan Liu le ha permitido conectar mejor con muchas de las familias chinas con cuyos hijos se relaciona ahora Matías.

La empresa también provee a las trabajadoras de material didáctico y juegos que faciliten el aprendizaje de los pequeños. Además, todas las semanas celebran talleres grupales, con niños chinos y españoles, a los que invitan a las cuidadoras para que aprendan nuevas técnicas de enseñanza. Los servicios de Enjoy Mandarín, se completan con fiestas de cumpleaños, campamentos, actividades extraescolares y ludoteca.

Unas 100 familias han demandado las prestaciones de Enjoy Mandarín hasta la fecha.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios