www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica cultural

[i]La bohème[/i] bajo luna en Beiteddine

viernes 27 de julio de 2012, 18:45h
La Opera de Giacomo Puccini La Bohème, clausuró la noche del jueves el Festival de Beiteddine, al norte de Beirut, en lo alto de las montañas de Damour. Además, dos exposiciones de fotográfias de Yawmiyat Hurriya, de Samir Sayegh, inspiraba en la Primavera Árabe y la de Göskin Sipahioglu, fundador de la agencia de prensa Sipa. Por Jacinta Cremades
Beiteddine, un conjunto de tres magníficos palacios construidos en el siglo XIX, para cada uno de los hijos del Emir Bechir ChehabII, Quassim, Khalil y Amine, se erigen al sur de Beirut. Entre ellos, se disputan el marco que acoge, todos los veranos, uno de los espectáculos más emocionantes de Oriente Medio. Escenario perfecto para sumergir al espectador en obras de teatro o música internacionales, se podía ver, ayer por la noche, en lo alto de las montanas libanesas, subir los coches a toda velocidad desde Beirut, Saida o Damour, para asistir al último espectáculo del Festival de este verano.

El jueves por la noche, el aforo estaba al completo para acoger la obra operística de La bohème, de Giacomo Puccini, una producción que ofrecían los coreógrafos de Orange, con la Orquesta Filarmónica del Líbano dirigida por Jean-Yves Ossonce, y la coral de niños libaneses de La Sagesse.

La escenografía, a cargo de Nadine Duffaut, consistía en una proyección de los tejados de París, con nieve cayendo, sobre las paredes del Palacio de la Luna. Dentro del Palacio, sobresalía una luz roja que daba profundidad al escenario. La soprano Anita Hartig daba voz a Mimi y consiguió que el público se levantara al completo para aplaudir a esta Rumana de apenas treinta anos con una voz espectacular. El italiano y tenor Paolo Fanale daba vida al poeta Rodolfo. Nicola Beller-Carbone a la cantante Musetta y Lionel Lhote al pintor Marcello. Si la primera parte fue dominada por las corales y el gran trasiego de cantantes y actores, la segunda parte, en la que apenas entraban y salían del escenario estos cuatro cantantes principales no dejaron ni un respiro a la emoción. La acústica del lugar, la noche que a medida que discurría la opera iba llenándose mas y mas de estrellas, creaba un marco absolutamente mágico.

Creado en 1985, este Festival empezó a ver el día en plena Guerra civil bajo la impulsión de Walid Joumblatt y actualmente dirigido por su mujer, Nora. Cada ano, el Festival reúne artistas del mundo entero, propone conciertos, conferencias, bailes, espectáculos y exposiciones.


Al mismo tiempo que el Festival, se ha podido ver en Beiteddine dos exposiciones de fotografías de Yawmiyat Hurriya, de Samir Sayegh, inspiraba en la Primavera Árabe y la de Göskin Sipahioglu, fundador de la agencia de prensa Sipa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios