www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

[i]EL CORÁN[/i] Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

viernes 14 de septiembre de 2012, 13:28h
El Corán, al-Qur’ân, la lectura, es un admirable monumento universal a la espiritualidad. En líneas generales canta la paz y la concordia entre los hombres y los pueblos. Se trata de una de las obras claves de la historia del hombre por el andamiaje espiritual que lo informa y lo reitera.
Denigrar a El Corán y a su inspirador, el profeta Mahoma, constituye un ejercicio atroz de irresponsabilidad. Paralelamente a esta afirmación, convienen recordar que las democracias occidentales se sustentan sobre el cimiento de la libertad de expresión. Se puede estar a favor de la libertad de expresión o se puede estar en contra de la libertad de expresión pero si se está a favor de la libertad de expresión hay que hacerlo con todas sus consecuencias.
Desde mi punto de vista, a los irresponsables que han denigrado en una película a El Corán y al profeta Mahoma hay que responderles, no con violencias callejeras, sino con argumentos utilizando la misma libertad de expresión que, dentro de la ley democrática, ampara a los autores del film repugnante. Fácil ejercicio, además, porque El Corán, en la traducción más rigurosa que es la de Juan Vernet, y la figura de Mahoma tienen tantas vertientes positivas que basta con enumerarlas y resaltarlas. A mí me parece que ese es el camino que deben seguir los islamistas porque los asaltos a embajadas, los incendios y los crímenes no son la vía adecuada para resaltar ante el mundo lo que significa la descarga espiritual de las enseñanzas coránicas.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios