www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

solemne ceremonia de entrega de los premios príncipe de asturias en oviedo

Don Felipe aboga por "superar los desencuentros" y "trabajar en un mismo proyecto de convivencia"

viernes 26 de octubre de 2012, 18:57h
La ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias ha sido presidida este viernes por Don Felipe y Doña Letizia, quienes han estado acompañados por la Reina. Todos los galardonados, a excepción de Philip Roth, convaleciente de una enfermedad, han asistido a la solemne ceremonia celebrada en el Teatro Campoamor de Oviedo.
La solemne ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias se ha celebrado este viernes en el Teatro Campamor de Oviedo en una ceremonia presidida por Doña Letizia y Don Felipe. En presencia de la Reina, los galardonados con este reconocimiento han participado en un solemne acto en el que ha faltado, sin embargo, Philp Roth, convaleciente de una intervención quirúrgica.

La ceremonia ha sido seguida por 1.600 espectadores desde el teatro. Tras la interpretación del himno nacional se ha anunciado la entrada de los premiados en las ocho categorías de los galardones antes de que hayan tomado la palabra el presidente de la Fundación Príncipe, Matías Rodríguez Inciarte, la filósofa Martha C. Nussbaum(Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales) y el arquitecto Rafael Moneo (Príncipe de Asturias de las Artes).

Nussbaum ha afirmado que “la gente no lucha por la renta nacional, lucha por una vida con sentido para ellos mismos”, además de que el crecimiento económico medido por el PIB per cápita no es suficiente para evaluar la calidad de vida de un país, porque "no capta qué es lo que la gente está luchando por conseguir" y puede dar una alta calificación a naciones que guarden importantes desigualdades de oportunidades. "Una nación puede tener un alto crecimiento sin libertad política o religiosa, pero la gente desea tener una voz sobre su vida política y moral", ha incidido.

Nussbaum, por ello, ha señalado que la economía no debe centrarse de forma exclusiva en el crecimiento, porque "en el fondo se trata de una disciplina normativa enfocada en las personas" y precisa "lo que tenía en sus inicios, el 'input' de la filosofía, para articular los objetivos de una sociedad que sea sensible a las personas".

Una vez que ha subrayado "la importancia que tiene la filosofía para la economía", Nussbaum ha apuntado otra de las orientaciones de su labor académica -que desarrolla en la Universidad de Chicago tras doctorarse en Harvard-, que es necesaria una educación bien fundada en las humanidades para que las sociedades mantengan la lucha por la justicia.



Moneo, por su parte, ha hablado sobre los arquitectos, de quienes ha dicho que desea que hagan "de la fábrica de la ciudad la razón de ser de su profesión". El arquitecto se ha mostrado agradecido con una profesión que le ha servido para dar respuesta a la razón de todo cuanto nos rodea. "Ver el mundo desde los ojos de un arquitecto me ha hecho mirar las cosas con curiosa atención", ha afirmado. Moneo ha incidido en que fue también una sorpresa porque se reconocía su trabajo en favor de la construcción de edificios muy diversos y de la enseñanza de la arquitectura y porque el jurado valoraba que su trabajo enriquecía los espacios urbanos con una arquitectura "serena y pulcra". Tras recordar que el oficio de arquitecto fue fruto de la evolución de la humanidad y que se fraguó como tal en el Renacimiento, Moneo ha señalado que hoy en día este profesional parece haber perdido terreno como técnico y la componente artística que siempre ha acompañado al oficio prevalece frente a la tecnología.

Don Felipe ha dado la palabra al embajador de Estados Unidos en España, Alan D. Solomont, quien ha leído un mensaje de Roth (Príncipe de Asturias de las Letras) en el que el escritor estadounidense se ha mostrado agradecido: "Estoy encantado de recibir su premio. Las vidas estadounidenses, dilemas estadounidenses, la confusión, las expectativas, el desconcierto y la angustia constituyen mi temática, como lo fueron para mis predecesores. El público en el que pienso es estadounidense, por lo tanto me ha sorprendido que el público español también se haya fijado en mi obra. ¿Qué pueden significar mis historias estadounidenses para los lectores españoles? Ahora puedo decirme, mira hay un lugar en el que he conseguido que me comprendan".

Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (Príncipe de Asturias de Cooperación), ha dedicado el premio a los caídos en la causa de esta red humanitaria. Maurer ha pedido que el trabajo de sus miembros sea siempre facilitado para que puedan llevar a cabo su labor "central y parcial, sin presiones ni ataques". Es lo que resulta necesario para preservar "cierto grado de humanidad cuando nos sacuden los conflictos y los desastres".

El Príncipe de Asturias ha afirmado en su discurso que los premios celebran el "triunfo de la inteligencia". Además, Don Felipe ha dicho que creen en "quienes dedican su tiempo a la búsqueda de la belleza y de la verdad ayudan a encontrar caminos hacia el futuro, hacia una vida mejor para todos". La ceremonia que ha presidido, ha dicho, ha reunido a aquellos que encarnan "todo aquello que admiramos".

"Esta es una jornada para la gratitud hacia nuestros galardonados por todo lo que representan de excelso", ha dicho el Príncipe. Moneo cuenta con una "vocación académica" y una convicción de que "la arquitectura tiene que dialogar con la enseñanza". Sus proyectos son "ejemplos sublimes de su extraordinario talento".

Sobre Nussbaum ha dicho que sus reflexiones cuentan con un "conocido enfoque de las capacidades". La filósofa se muestra convencida de que los seres humanos nos pongamos de acuerdo sobre principios universales. "Brillante helenista" que "nos advierte de la pobreza intelectual y ética", ha dicho Don Felipe sobre la galardonada. Agradecido por su "tenaz defensa de aquello que nos hace más libres".



Shigeru Miyamoto (Príncipe de Asturias de Comunicación) recoge en su obra la tradición literaria japonesa, ha recordado el Príncipe. "Digna de elogio es la capacidad de sus videojuegos para provocar sentimientos positivos y desarrollar creatividad e inteligencia".

Sobre Gregory Winter y Richard A. Lerner (Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica), Don Felipe ha destacado los logros de cada uno de los científicos. "Todos nosotros somos testigos de las consecuencias prácticas de sus teorías. Gracias a la inteligencia y el compromiso de ambos mejoramos la calidad de nuestra vida".

En Príncipe ha afirmado sobre la obra de Philip Roth que desvela un "penetrante análisis de la realidad". El autor, ha dicho, "reflexiona de forma lucida con una prosa sugerente". Será siempre reconocido como "uno de los más grandes escritores estadounidenses".

La labor de la Cruz Roja resulta admirable, en palabras del Príncipe. "Unidad y universalidad la definen", ha dicho. Se trata de una red humanitaria que trabaja para que la luz "brille en el mundo".

Iker Casillas y Xavi Hernández (Príncipe de Asturias de los Deportes) "son un modelo para los jóvenes por su actitud conciliadora y por su amistad de años, destacada como un valor añadido fundamental a sus éxitos deportivos". Premiamos su "excelencia personal", un valor que redunda en beneficio del deporte. "Elevado nivel de humanidad y altura de sentimientos" son valores que tienen ambos jugadores.

"Con un enorme respeto por los seres humanos trabaja la Federación Española de Banco de Alimentos (Príncipe de Asturias de la Concordia)", ha dicho el Príncipe de Asturias, quien considera a esta red más necesaria que nunca hoy por hoy. Sus voluntarios son en su gran mayoría jubilados "que alivian la necesidad ajena y aportar consuelo a quienes padecen la crisis económica", ha dicho.



"Son tiempos para la convivencia, para mirar al futuro desde la esperanza", ha dicho Don Felipe, en un apartado del discurso dedicado a la actualidad. "Nuestros responsables políticos tienen la tarea de dar respuesta a los problemas derivados de la crisis", ha afirmado el Príncipe, para quien "no cabe mayor exigencia de los poderes públicos ante los ciudadanos". Los sacrificios de los españoles, ha comentado, "acentúan aún más ese deber, el de todas las instituciones del Estado, que deben atender a los intereses generales y tener como norte su bienestar".

"Eso requiere un espíritu de responsabilidad compartida", ha afirmado Don Felipe, quien considera que "necesitamos alentar una conciencia social que reconozca nuestras capacidades y que potencie nuestro autoestima para ayudar a proyectar una buena imagen de nuestro país". La crisis "nos obliga a hacer una reflexión sobre la necesidad de recuperar valores partidos", por lo que "no debemos de dejar de pensar en la España que queremos en el siglo XXI". Todo ello exige "nuevas mentalidades y actitudes", así como "nuevos comportamientos individuales y colectivos" para "elevar la mirada y mirar el futuro con valentía, ambición y deseo de estar en la vanguardia". Para lograrlo, ha afirmado el Príncipe, resulta fundamental "cultivar la capacidad de reflexión y el espíritu crítico".

En su deseo de mantener a España unida ha afirmado que "hay que trabajar unidos para llevar a España por el camino del siglo XXI". Los españoles "vivimos momentos decisivos de nuestra historia", por lo que "estamos obligados a dar lo mejor de nosotros mismos". Como heredero ha dicho que procura "servir a los intereses generales de España con vocación y espíritu integrador". "Es mi deber, pero también mi convicción. Es lo que siento y en lo que creo", ha concluido.







¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.