www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Juicio histórico en Brasil

Condenan a diez años de cárcel al brazo derecho de Lula

martes 13 de noviembre de 2012, 10:12h
La Corte Suprema de Brasil condenó este lunes al exministro de la Presidencia José Dirceu a diez años y diez meses de cárcel, por su implicación en una red de corruptelas durante el primer gobierno del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.
La Corte Suprema de Brasil condenó al exministro de la Presidencia José Dirceu a diez años y diez meses de cárcel, por su responsabilidad en las corruptelas que en 2005 pusieron en jaque al Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva.

Esta es la primera pena de prisión aplicada a un político en el llamado "juicio del siglo", referido a una trama de recaudación de recursos públicos urdida por el Partido de los Trabajadores (PT), que además sirvió para sobornar a diez dirigentes de cuatro partidos a cambio de su apoyo al Gobierno de Lula en el Congreso.

Dirceu fue condenado a dos años y once meses de cárcel por el delito de asociación ilícita y a otros siete años y once meses por el cargo de corrupción activa.

Según el juez instructor, Joaquim Barbosa, la actuación de Dirceu en la trama de corrupción "puso en riesgo las bases del propio sistema democrático", debido al soborno de parlamentarios, y además "afectó pilares importantísimos de la institucionalidad".

Al recomendar la pena, Barbosa consideró el "papel prominente" que jugó José Dirceu en "las actividades de los otros 24 reos" considerados culpables en este caso, que tuvo un total de 37 acusados.

También el hecho de que, como ministro de la Presidencia, Dirceu "detentaba una de las funciones más importantes del Gobierno" y era encargado de dirigir las relaciones con el Parlamento, que fue donde se comprobaron los sobornos.

El juez Barbosa sorprendió a los otros magistrados al decidir sentenciar hoy a Dirceu, pues estaba previsto que siguiera por otros acusados y que aún no se abocará a los casos del llamado "núcleo político", que según estableció la corte era dirigido por el exministro.

El revisor Ricardo Lewandowski protestó airadamente la decisión de Barbosa, pero su queja no fue acogida por el colegiado, que optó por seguir la posición del instructor.

Dirceu fue considerado durante décadas como la "mano derecha" de Lula y fue el coordinador general de la campaña que llevó al poder por primera vez al exsindicalista, en las elecciones de 2002.

Juicio "infame"

Por su parte el exministro de la Presidencia dijo que la condena agrava la "infamia" del juicio y acusó al Tribunal Supremo de violar la Constitución.

En una carta titulada "Injusta sentencia", colgada en su blog, Dirceu defendió su inocencia tras conocer la pena que le aplicó el Supremo Tribunal Federal en el llamado "juicio del siglo", proceso que juzga una trama de recaudación de recursos públicos urdida por el Partido de los Trabajadores (PT) que sirvió para sobornar a políticos a cambio de apoyo parlamentario.

"Nunca practiqué ningún acto ilícito o ilegal como dirigente del PT, parlamentario o ministro del Estado. Fui casado por la Cámara de los Diputados y ahora condenado por el Supremo Tribunal Federal sin pruebas, porque soy inocente", dijo en la misiva.

El político criticó con dureza la decisión del Alto Tribunal, corte que en su opinión ha vulnerado principios de la Constitución y del Estado de Derecho. "La pena de 10 años y 10 meses que la suprema corte me impuso agrava la infamia y la ignominia de todo este proceso, que recurrió a recursos jurídicos que violan abiertamente nuestra Constitución y el Estado Democrático de Derecho", añadió Dirceu.

En su opinión, el proceso judicial se ha celebrado bajo "la presión de los medios" y ha sido convocado en coincidencia con la campaña de las elecciones municipales en Brasil con la "vana esperanza" de afectar negativamente los resultados del PT en los comicios.

El político recordó que el proceso todavía no ha concluido debido a que tiene derecho a recurrir. "No me callaré y no me conformo con la injusta sentencia que me fue impuesta. Lucharé incluso cumpliendo pena", aseguró el político, quien en la carta recordó su pasado de defensa de la democracia y su oposición a la dictadura militar brasileña. "Dediqué mi vida a Brasil, a la lucha por la democracia y al PT", dijo.