www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crónica económica

2013, ¿un año de inflexión para Europa?

domingo 23 de diciembre de 2012, 20:42h
El año 2012, dice el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, “ha marcado el punto de inflexión de la crisis” que vive la eurozona, “para volver pronto al crecimiento y la creación de empleo”. ¿Está en lo cierto ese presidente que no ha votado nadie?
Van Rompuy ha lanzado un mensaje de solsticio de invierno (no digamos Navidad porque Europa sabe cada vez menos de eso) con un tono optimista. Lo peor ha pasado. O, para precisar algo más, lo peor está pasando. Transcurre desde que comenzó el curso escolar y continuará hasta que celebremos el equinoccio de primavera (no digamos Semana Santa porque, de nuevo, Europa cada vez sabe menos de eso). Pasado este frío semestre, el del otoño y el invierno europeos, las cosas irán mejor. Es lo que dicen las casas de análisis. Es lo que sugiere el presidente del Consejo Europeo. “Todos los esfuerzos que hemos hecho este año en la Unión Europea”, dice Van Rompuy, “para estabilizar la situación, darán sus frutos y harán posible un nuevo futuro”.

¿Qué le espera a Europa el año que viene? El think tank Open Europe se lo ha preguntado, y la respuesta está en What to expect from the EU in 2013. Dicen los autores que “Si en 2012 hemos visto una crisis plena en la eurozona, 2013 será probablemente un año de parálisis económica e incertidumbre política, con bajo crecimiento y alto desempleo en muchos países”. Habrá países que tendrán que hacer frente a un penoso sobrecoste por las necesidades de su financiación pública: El Gobierno tiene que financiar en 2013 195.000 millones de euros, Francia 243.000 millones e Italia 332.000 millones.

De modo, continúa el informe, que será crítica la liquidez del BCE (lo que se llama, por su acrónimo en inglés, OMT). Pero no se podrá acceder a esa ayuda sin pasar antes por un rescate por parte del Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM, el fondo de rescate permanente). Y eso exigiría la aprobación de esas ayudas en los Parlamentos de los países acreedores, como Alemania. Lo normal es que haya tensiones y que de nuevo vuelva al primer plano el juego político. En este contexto, ¿cómo le irá a cada uno de los países?

Comencemos, claro está, por el nuestro. “La solicitud de ayuda por parte de España al ESM/OMT todavía parece probable, posiblemente en el primer trimestre de 2013”, y toma nota de la visita de Mario Draghi al Parlamento español en enero o febrero.

El segundo punto que atiende es la situación “problemática” de nuestro sistema financiero. Open Europe reconoce que el plan del “banco malo” todavía genera incertidumbre, y apunta a la madre del cordero, que ya hemos señalado: el precio al que transfieran sus activos los bancos en problemas a la Sareb. Considera que los primeros indicios “no son alentadores”, pues “las grandes cantidades de fondos destinados para los bancos nacionalizados y fondos limitados para otros, sugiere que habrá grandes amortizaciones para el primer grupo y más modestas para el segundo. La falta de inversores extranjeros también plantea serias dudas”. Y eso en un ambiente de gran sobre oferta, que muestra dos cosas: que “los precios de los bienes inmobiliarios seguirán distorsionados” y que “tienen que seguir cayendo de algún modo”.

Señala, asimismo, la situación de las cuentas autonómicas. Su información no está del todo actualizada, pero Open Europe le ha prestado mucha atención a esta cuestión, y advierte de que “el impacto sobre las cuentas de España será, probablemente, limitado. Pero la credibilidad internacional de España podría verse afectada negativamencontrario a te, particularmente si no cumple con sus objetivos de déficit”. Y apunta, en concreto, a Cataluña, que crea mucha inquietud.

De Italia destaca su situación política, con la posible vuelta de Silvio Berlusconi. Lo peor de Berlusconi no son sus fiestas bunga bunga, ni sus comentarios políticamente incorrectos, sino que se ha deslizado por un populismo contrario a las reformas, proclive a la salida de Italia del euro, que es más propio de nuestra Izquierda Unida que de una derecha, por muy italiana que sea.

Open Europe señala que estas tensiones se vivirán especialmente en Alemania, con elecciones en Bavaria, y con una situación económica complicada, “el año que viene podría intensificarse el debate sobre si puede permitirse, o no, cubrir los riesgos de la eurozona”. Y, por lo que se refiere a Austria, su economía es estable. Pero hay dos partidos (uno de ellos con una intención de voto a sólo seis puntos del partido más votado) que son contrarios a los recortes. Su apoyo es importante, y podrían paralizar o al menos dificultar las políticas de rescate a los países en problemas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.