www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL PAPA DE LOS POBRES

jueves 14 de marzo de 2013, 10:06h
Era exactamente lo que necesitaba la Iglesia Católica. El gran desafío del siglo XXI es la justa distribución de la riqueza mundial. Las desigualdades entre los países desarrollados y los países pobres es de tal calibre que el mundo padece una situación revolucionaria entre los acosos de la emigración y el terrorismo.
Juan XXIII, en la Mater et magistra y la Pacem in terris; Pablo VI, en la Populorum progressio; Juan Pablo II, en la Sollicitudo rei socialis y Benedicto XVI en la Caritas in veritate desarrollaron ante el mundo la esencia doctrinal de la justicia distributiva a escala universal.
El nuevo Sumo Pontífice, Francisco, no ha tenido otra preocupación a lo largo de su vida que la atención a los desfavorecidos. Ahí está la esencia de la Iglesia de Cristo y eso es lo que proclaman en todo el mundo los misioneros y las misioneras. También los párrocos de la inmensa mayoría de los templos católicos.
No le espera una tarea fácil al Papa Francisco. El egoísmo de los poderosos, sean hombres o naciones, es un himalaya difícil de escalar. El nuevo Pontífice ha demostrado desde sus primeras palabras que está dispuesto a renovar el impulso en favor de la justa distribución de la riqueza mundial.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.