www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL PAPA DE LOS POBRES

jueves 14 de marzo de 2013, 10:06h
Era exactamente lo que necesitaba la Iglesia Católica. El gran desafío del siglo XXI es la justa distribución de la riqueza mundial. Las desigualdades entre los países desarrollados y los países pobres es de tal calibre que el mundo padece una situación revolucionaria entre los acosos de la emigración y el terrorismo.
Juan XXIII, en la Mater et magistra y la Pacem in terris; Pablo VI, en la Populorum progressio; Juan Pablo II, en la Sollicitudo rei socialis y Benedicto XVI en la Caritas in veritate desarrollaron ante el mundo la esencia doctrinal de la justicia distributiva a escala universal.
El nuevo Sumo Pontífice, Francisco, no ha tenido otra preocupación a lo largo de su vida que la atención a los desfavorecidos. Ahí está la esencia de la Iglesia de Cristo y eso es lo que proclaman en todo el mundo los misioneros y las misioneras. También los párrocos de la inmensa mayoría de los templos católicos.
No le espera una tarea fácil al Papa Francisco. El egoísmo de los poderosos, sean hombres o naciones, es un himalaya difícil de escalar. El nuevo Pontífice ha demostrado desde sus primeras palabras que está dispuesto a renovar el impulso en favor de la justa distribución de la riqueza mundial.

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios