www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

investigación que ha contado con la participación del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC)

Las estrellas guardan "memoria" de su infancia al final de su existencia

martes 09 de abril de 2013, 17:19h
Las estrellas conservan al final de su vida características de sus primeras etapas, según sendos estudios publicados en la revista Astronomy & Astrophysics, en los que sus autores apuntan que en cierto sentido estos objetos tienen "recuerdos". Esta es una de las principales conclusiones de un trabajo en el que, por parte española, ha participado el astrofísico Antonio Claret, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC).
Las estrellas, a lo largo de su vida, sufren cambios en su masa, presión, composición y estructura interna. Además, conservan al final de su vida características de sus primeras etapas, según estudios publicados en la revista Astronomy & Astrophysics, en los que sus autores apuntan que en cierto sentido estos objetos tienen "recuerdos". Esta es una de las principales conclusiones de un trabajo en el que, por parte española, ha participado el astrofísico Antonio Claret, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC).

Al acabar su combustible y dependiendo de su masa inicial, pueden dar lugar a un objeto compacto como una enana blanca, una estrella de neutrones o un agujero negro, ha explicado a Efe Claret. Podría pensarse que esta "agitada evolución" debería impedir que las estrellas conservaran al final de su vida características de sus primeras etapas, sin embargo, según Claret, esto no es así.

Para llegar a esta conclusión, Claret, junto a Matthias Hempel (Suiza), estudió el comportamiento de la función gamma de modelos de estrella. Según Claret, esta función gamma guarda relación con tres parámetros: la energía potencial de la estrella, el momento de inercia (cómo la masa está distribuida) y el grado de compacidad (indica el grado de compresión al que está sometido la estrella).

Claret analizó estos tres parámetros a través de cálculos computacionales y matemáticos, desde las primeras fases hasta los estadios finales de la evolución estelar, y concluyó que hasta su etapa juvenil estas variables seguían constantes sin apenas cambios. Sin embargo, ha proseguido este investigador, en la etapa adulta los valores aumentan de forma violenta -hasta miles de veces más-.

Lo verdaderamente sorprendente, ha agregado, es que tras las fases finales de la etapa adulta y los procesos violentos, como las explosiones de supernovas, que se producen cuando las estrellas agotan su combustible, éstas recuperan ese valor constante que presentaban al inicio. "Es como si tuviera memoria de su infancia", ha remachado Claret, quien ha apuntado que "se comportan como un fósil".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios