www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica económica

Italia busca crecer bajando el gasto y los impuestos

domingo 11 de agosto de 2013, 22:02h
Crisis viene del griego, pero bien podría haber sido una palabra acuñada en Italia, ya que se mueven dentro del desbarajuste político como pez en el agua. Pero Italia siempre resurge.
El Parlamento Italiano está repartido de un modo que parece pensado para perpetuar sine die la crisis desde cualquier punto de vista: económico, político, moral… moral también, pues entre otras cosas deja el futuro del gobierno en manos de Berlusconi. El partido más votado es el de la izquierda, al que sigue la derecha berlusconiana, y a éstos un heteróclito grupo de antisistema regidos por un payaso. No es que estemos calificando a Beppe Grillo, sino que profesionalmente se dedica a ello. En cuarto lugar, Mario Monti, el ex primer ministro incrustado en el gobierno por Bruselas. Y luego varios grupos sin relevancia alguna.

Italia tiene un problema de crecimiento desde hace tiempo, desde antes de la crisis. En términos intertrimestrales, estuvo en terreno negativo desde el segundo trimestre de 2008 hasta el segundo de 2009. Y del tercero de 2011 al segundo de 2013, último que ha terminado. Son datos menos negativos de lo esperado, un -0,2 por ciento. Y en términos interanuales entró en el signo menos en los últimos tres meses de 2011 (-0,5 por ciento), y se fue profundizando hasta el -2,8 por ciento de, último trimestre de 2012. Los dos últimos datos (-2,3 por ciento y -2,0 por ciento) muestran también una mejora desde las profundidades de la recesión.

Este es el contexto en el que la Cámara de Diputados ha aprobado, con 319 votos a favor y 110 en contra, un paquete de medidas que buscan favorecer el crecimiento. El camino para encontrarse con él, al menos el elegido por el Parlamento italiano, pasa por aprobar un nuevo gasto público por valor de 3.000 millones de euros en infraestructuras. Por otro lado, se rebaja la tarifa eléctrica, de tal modo que consumidores y empresarios se ahorrarán 550 millones de euros en sus facturas. El anterior gobierno introdujo un absurdo impuesto sobre los yates de más de 14 metros cuyo efecto recaudatorio es previsible, y que además ha tenido el efecto de hundir el sector. Una semana antes se había aprobado una rebaja fiscal para las empresas que contratasen trabajadores de menos de 30 años.

Dedicar más gasto y rebajar tímidamente los impuestos no está claro que sea el modo más rápido para que vuelva el crecimiento. El ministro de Economía, Fabrizio Saccomanni, ha compartido con el Wall Street Journal su visión de cuál debe ser esa vía hacia el crecimiento. Según Saccomanni, lo que hay que intentar es levantar la carga fiscal sobre las empresas en apuros, y crear un organismo que haga lo que los políticos no pueden hacer por sí mismos: Identificar dónde se puede rebajar el gasto sin que cree mucho trastorno.

Según Saccomanni, los datos de PIB por venir no serán de “una tasa de crecimiento que nos devuelve a los niveles anteriores a la crisis”. No obstante, “hay una serie de indicaciones (desde pagos de impuestos a encuestas de confianza empresarial) que están mejorando”. Pero para ello, Italia necesita estabilidad política: “Si este Gobierno dura hasta el final de la presidencia de la UE, podrá acabar todas las reformas que ha previsto”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.