www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

una forma para ayudar

Tapones solidarios: "Una cuestión de ilusión, de compartir y de necesidad"

viernes 23 de agosto de 2013, 13:58h
Muchas asociaciones y organizaciones solidarias cuentan con empresas para la recogida solidaria de tapones de plástico. Un pequeño gesto que sumado al de miles de personas aportan su grano de arena al objetivo común de ayudar a diferentes causas y familias. Pero, ¿qué tiene que pasar para que un tapón se convierta en ayuda real, económica, dinero?
Todos hemos oído hablar de la recogida de tapones de plástico para causas benéficas. Sabemos que es una forma solidaria de colaborar con campañas de ayuda a personas o familias que necesitan una silla de rueda o a un niño que requiere de un tratamiento caro en el extranjero o para colaborar en la investigación de enfermedades raras.

Pero, ¿por qué se involucra la gente y cuál es el proceso que sigue ese tapón que entregamos para que, de alguna manera, se convierta en una ayuda real?

El responsable de Relaciones Institucionales de la empresa de transporte urgente ASM, Paco Sosa, ha explicado a EL IMPARCIAL, con el ejemplo de la iniciativa que están llevando a cabo ellos, qué tiene que pasar para que ese gesto desinteresado de guardar un tapón haga un pequeño bien:

1.- La campaña: Tiene que haber una idea, una iniciativa. En este caso, ASM y FREMAP firmaron un acuerdo solidario para la recogida de tapones de plástico a nivel nacional con la que ayudar a las asociaciones Alba Pérez y ASDENT en su lucha contra las enfermedades que padecen los pequeños Alba Pérez, enferma de cáncer desde los 6 meses y Nacho, afectado por el síndrome de Dent, enfermedad genética ligada al cromosoma X, muy desconocida.

¿Por qué lo hacen? Sosa señala que “la idea surge en el momento en que pensamos, desde el punto de vista de la responsabilidad social corporativa, qué podemos hacer en un momento de dificultades financieras. La contestación es “lo que mejor sabemos hacer”, que es transportar, entregar y recoger cosas”. Así, ASM lo que hace es “ir haciendo recogidas temporales de tapones o de cualquier otra cosa para intentar ayudar al máximo de gente posible”.

PIE DE FOTO2.- La buena fe de las personas: “El ciudadano guarda el tapón porque sabe que muchos juntos pueden tener un valor”, señala Sosa, que añade: “Lo importante es contar con un público que aporta de forma desinteresada y saber que estamos ayudando a forjar un espíritu solidario, tanto de la gente como de nuestros propios trabajadores, como los repartidores, que entre paquete y paquete ven de vez en cuando esa bolsa de tapones de plástico. Esa pequeña emoción supone un plus para entender que estás participando en algo bonito. Este es el gran valor de esta historia”.

3.- La recogida: ASM, como cualquier otra organización que lleva una iniciativa parecida, recoge de forma altruista estos tapones de plástico. “Tenemos 350 oficinas que son puntos de recogida y lo primero que pedimos a los ciudadanos es que se informen para saber dónde están y que lleven allí sus tapones”, apunta Sosa.

4.- ¿A dónde van después? Esta empresa transporta todos esos tapones a Madrid, donde se van estocando y una o dos veces al mes se llevan a una empresa de reciclaje que los pesa y les pone precio. Este responsable de ASM recuerda que estuvieron mirando varias empresas “porque no todas hacen esta transformación”.

5.- ¿Cuánto pagan? Sosa explica que el precio de la tonelada va en función del valor del petróleo y que puede ser fluctuante: “Ahora mismo te pagan 250 euros por tonelada, pero que podría ser 247 o 256 euros, según mercado”.

6.- ¿Qué se hace con el dinero? Se entrega a la causa para la que se pidió, sin intermediarios ni pagos extras. En el caso de ASM y Mapfre, Sosa apunta: “Mínimo vamos a estar 9 meses de recogida. A lo mejor dentro de este tiempo se han reunido 12.000 o 15.000 euros que serán repartidos equitativamente entre estas dos asociaciones. Este dinero es una minucia comparado con lo que necesita la investigación, pero ayudará en algo a conseguir el objetivo”.

Paco Sosa concluye que lo que les ha movido en este tema es, “básicamente, tener la ilusión de poder colaborar mucha gente en un proyecto que nos une. En un tiempo en el que tantas cosas nos separan, este es el valor de un pequeño tapón. Por nuestra parte, es una cuestión de ilusión, de compartir e, incluso, de necesidad”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.