www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crítica de arte

[i]Rafael Sanz Lobato. Fotografías 1960-2008[/i]

miércoles 04 de septiembre de 2013, 18:24h
La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando permite visitar todavía hasta el 8 de septiembre una exposición dedicada a Rafael Sanz Lobato, Premio Nacional de Fotografía en 2011. La mirada del fotógrafo escudriña la España de los años 60 y 70 en unas instantáneas que se tornan en un testimonio fundamental de las costumbres y gentes españolas. El blanco y negro omnipresente en su obra le sirve para captar no sólo tales escenas, sino también para retratar a personas anónimas, sino también para fotografiar paisajes u objetos cotidianos con una concepción estética indudable.
Rafael Sanz Lobato recibió entre 2004 y 2011 tres reconocimientos a su trayectoria como uno de los fotógrafos españoles más destacados. Fue el último de ellos, el del Premio Nacional de Fotografía, el que reconoció su obra como “un puente entre la nueva vanguardia neorrealista de la posguerra y los métodos de observación fotográfica posteriores al 68", según el acta del jurado.

Una exposición en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, dentro del marco del certamen PhotoEspaña, permite contemplar una selección de sus instantáneas, entre las que son más numerosas las dedicadas a las costumbres y gentes de la España de los años 60 y 70.



Considerado por Cristina García Rodero –única española en formar parte de la agencia Magnum- como un maestro, Sanz Lobato se sirve del blanco y negro y de una mirada documental que ha hecho posible contar hoy con fotografías que dan cuenta de la forma de vida de hace apenas cuatro o cinco décadas, cuando la vida era diferente, pero no tanto como inocentemente pensamos.

Los bailes, las procesiones, las celebraciones religiosas o las honras fúnebres que aún hoy se celebran en pueblos y ciudades de España mantienen un poso de tradición que también es perceptible en las fotografías de Sanz Lobato, en las que no faltan tampoco retratos de niños, ancianos, mujeres vestidas íntegramente de negro u hombres en un ambiente mayoritariamente rural, lo que confiere de cierta rudeza a las escenas captadas por su cámara.

Una serie sobre la celebración del Jueves Santo y el Viernes Santo en Barciano de Aliste, en Zamora, en los años 70 es una de las más destacadas de la exposición, precisamente por aunar muchas de las características de la obra del fotógrafo, encaminada en buena medida a tratar de comprender nuestra forma de vida, así como nuestro carácter.



Igualmente interesante es la dedicada a la celebración de A rapa das bestas, una fiesta gallega que consiste en cortar las crines de los caballos. Son pues, precisamente, estos animales los protagonistas de sus fotografías, en las que es posible constatar la visión estilística de su autor al priorizar el vigor del animal sobre el ser humano, su anatomía y el movimiento y expresividad que genera su presencia a su alrededor.

No faltan tampoco retratos urbanos a gente anónima, así como a personalidades conocidas como sus compañeros de profesión Chema Madoz o Alberto García Alix.

Información sobre la exposición:

Lugar: Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Fechas: hasta el 8 de septiembre.

Horario: de martes a sábado de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas / domingos y festivos de 10:00 a 14:00 horas. Lunes cerrado.

Entrada: gratuita.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.