www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

[i]Las brujas[/i] logra ocho galardones en una gala convertida en mitin político

[i]Vivir es fácil con los ojos cerrados[/i] triunfa con seis premios Goya, incluidos mejor película y director

lunes 10 de febrero de 2014, 01:16h
Poco repartida ha terminado este año la gala de los Premios Goya. Los galardones que concede la Academia de Cine se han concentrado en esta 28 edición en dos películas: Vivir es fácil con los ojos cerrados y Las brujas de Zugarramurdi. La primera, con seis premios, ha cambiado la suerte de dos eternos nominados: David Trueba, que subió a recoger el cabezón a mejor director y mejor guión original, y Javier Cámara, mejor actor protagonista tras haberse quedado a las puertas en cinco ocasiones. El filme de Álex de la Iglesia sumó ocho galardones, la mayoría en categorías técnicas, además de regalar uno de los momentos más emotivos de la noche: el Goya a la mejor actriz de reparto para Terele Pávez.
"Vivir es fácil con los ojos cerrados" ha sido la gran triunfadora de la 28 edición de los Premios Goya, al conseguir 6 de los 7 galardones a los que optaba, entre ellos el de mejor película y mejor director, David Trueba. También ha logrado el de mejor actor protagonista para Javier Cámara, mejor actriz revelación, para Natalia de Molina, mejor música para Pat Metheny y mejor guión para Trueba.

Pero la película que se ha llevado más premios Goya ha sido "Las brujas de Zugarramurdi", que ha conseguido 8 de los 10 premios a los que estaba nominada, con el de mejor actriz secundaria, para Terele Pávez, como más destacado. "La gran familia española" se tuvo que contentar con dos Goya, al igual que "La herida", mientras que "Caníbal" y "Stockholm" lograron uno cada una.

Ese único Goya de "Stockholm" fue el primero de la noche, el que reconoció a Javier Pereira como mejor actor revelación. Pereira, de 32 años, ha iniciado su discurso diciendo que "uno fantasea siempre con este momento, así que muchas gracias a los académicos". El actor hecho una larga dedicatoria de su premio, empezando por sus compañeros, su representante, Antonio Rubial, su maestra, Raquel Pérez, y a Paula Butragueño. "Y a Estocolmo, a todos los que os habéis entregado tan desinteresadamente", seguía el joven actor, protagonista de "Stockholm". Ha tenido palabras especiales para su "partener", Aura Garrido, "esto también es tuyo", le ha dicho, y para los guionistas. "Películas pequeñas, medianas y grandes, unámomos que en la variedad está la riqueza", ha resumido el actor, que recibió su premio de manos de Michelle Jenner y Hugo Silva.

Como prometió antes de entrar en la gala, el actor Javier Bardem le dijo "algo", al ministro de Cultura, José Ignacio Wert. "Nuestros cine está muy por cinema de nuestro ministro de anticultura", afirmó al salir al escenario para entregar el Goya a la major actriz secundaria, que recayó en Terele Pávez por su papel en "Las brujas de Zugarramurdi".

La actriz, de 74 años, protagonizó el momento más emotivo de la noche. Después de cinco nominaciones, su reconocimiento provocó una gran ovación que la dejó prácticamente muda una vez subió al escenario. Muy emocionada, ha agradecido a sus compañeros de profesión "este importantísimo premio" y no ha podido contener las lágrimas cuando ha mirado a su hijo, presente en esta gala. Aún no sabe dónde colocará el Goya, "iré probando en un lugar y otro de mi casa", ha asegurado. Aunque ha confesado sentirse "muy cansada" por todas las emociones que le ha deparado la noche, ha asegurado que se encuentra activa y con varios proyectos a la vista, sobre todo en el campo del teatro. "Estoy machacada, pero felizmente machacada", ha dicho a los medios.

Natalia de Molina ha logrado el Goya a la mejor actriz revelación por su personaje en "Vivir es fácil con los ojos cerrados". Vestida de Andrew GN en color crudo y muy nerviosa, la actriz recogió el premio de manos de Antonio Resines y Silvia Abascal y, con voz entrecortada, se lo agradeció a David Trueba: "Muchas gracias por creer en mi en un momento en que es muy difícil creer en nada", dijo. "Nos lo quitarán todo, pero no nuestros sueños ni nuestra capacidad para hacerlos realidad", añadió De Molina antes de abandonar el escenario.

El realizador Mariano Barroso y el guionista Alejandro Hernández han recogido el Goya al mejor guion adaptado por "Todas las mujeres". "Hoy pensaba que si el ministro de Defensa no fuera al desfile de las Fuerzas Armadas, seguramente su jefe le despediría al día siguiente, pero lo que pasa es que este jefe manda poco", ha señalado Barroso.

Tras hacerse con la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián, Marián Álvarez ha ganado el Goya 2014 a la Mejor Interpretación Femenina Protagonista por su trabajo en "La herida", primer largometraje del sevillano Fernando Franco. Visiblemente emocionada, se acordó lo primero de las compañeras con las que competía, y después de todo el equipo de "La herida". "Quiero tomarme una licencia, es alguien que forma tanto parte de Ana como yo, en cada respiración, en cada parpadeo, y es el director de fotografía, Santiago Racaj", ha dicho la actriz, más que satisfecha de todas las alegrías que le ha dado la frágil Ana. Y para Fernando Franco ha tenido los comentarios más emotivos, a quien le dijo que "no habría premios en este mundo que te den lo que tu me has dado a mi, te mereces todo lo que te pase porque eres valiente, honesto, talentoso y una de las mejores personas que me he encontrado".

Precisamente, Fernando Franco ha subido también a recoger el Goya al Mejor Director Novel. "Me siento feliz y afortunado", ha dicho el realizador sevillano, que el año pasado estuvo nominado por su trabajo como montador de "Blancanieves". La dicha ha resultado "doble" para el cineasta por el reconocimiento a su amiga Marian Álvarez. Detrás de las cámaras, y ya más relajado, ha confesado que, al escuchar su nombre, ha sentido "ganas de abrazar a todo el mundo", algo que podrá hacer en la fiesta que seguirá a los galardones. "Solo deseo tomarme una cerveza y celebrarlo a lo bestia", ha explicado el director, inmerso ahora en varios proyectos de montaje.

El Goya al mejor actor de reparto ha sido para Roberto Álamo por su papel de Benjamín, uno de los cinco hermanos de "La Gran Familia Española", de Daniel Sánchez Arévalo. "Ay Wert, Wert, me gustaría que me hubieras honrado con tu presencia y, sin embargo, me has deshonrado", ha dicho el actor al recoger el Goya. Y ha añadido: "este premio no está dedicado a ti", en alusión al ministro de Educación, Cultura y Deporte.Y ha recordado a su familia, a su maestra Cristina Rota y al recientemente fallecido Philip Seymour Hoffman. "Se nos ha ido muy pronto y era un auténtico referente", ha afirmado. Álamo también ha dedicado su goya a "todos los actores y actrices de este país, a los que trabajan, y sobre todo a los que no trabajan".

David Trueba ha logrado hoy el premio Goya la mejor dirección por "Vivir es fácil con los ojos cerrados", al imponerse a Gracia Querejeta, Manuel Martín Cuenca y Daniel Sánchez arévalo. Es el primer Goya para el realizador madrileño, tras haber sido nominado -como director novel- en 1997 por "La buena vida" y en 2004 por "Soldados de Salamina".

"Estoy acostumbrado a perder, soy del Atleti", ha dicho con sorna el realizador al recoger su Goya, que ha dedicado a su equipo y a los actores -son el "gran placer de este trabajo"-, en especial a tres: Ariadna Gil, Ramon Fontseré y Jorge Sanz. Los actores "son gente frágil, llena de vida, que te prestan su cara, su cuerpo, su vida, su mundo interior, gente con ganas de gustar y agradar", ha dicho el realizador. Trueba también ha destacado que gracias al cine ha conocido a gente maravillosa y algunos de ellos periodistas que le han abierto sus medios y le han demostrado ser generosos y fieles, entre los que citó a la fallecida Concha García Campoy.

El realizador ha recogido el quinto Goya de la noche -justo antes de que le dieran el de mejor película- por "Vivir es fácil con los ojos cerrados", una tierna historia basada en hechos reales que cuenta cómo un profesor de inglés viaja a Almería en los años setenta para que John Lennon le ayude a transcribir las letras de sus canciones.

La película hispanoargentina "Futbolín", dirigida por el ganador de un Óscar Juan José Campanella, ha ganado esta noche el Goya 2014 a la mejor película de animación. Los productores españoles y argentinos recogieron el premio ante la ausencia de Campanella y recordaron el trabajo detrás de esta producción y la importancia de las coproducciones.

"Amor", la tremenda historia de Michael Haneke que conquistó Cannes, el Óscar y el Globo de Oro, se ha hecho con el Goya al mejor filme europeo, un premio que ha recogido el actor Ramón Aguirre, que tuvo un pequeño papel en la película austríaca, de manos de Aitana Sánchez Gijón y del presidente del Festival de Cannes, Thierry Fremaux.

"Azul y no tan rosa", del venezolano Miguel Ferrari, ha logrado el Goya a la Mejor Película Iberoamericana. "¡Este es el primer Goya para Venezuela!", ha gritado emocionado Ferrari, tras recoger el galardón, acompañado de gran parte del equipo de su película.

Por su parte, el presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho, aseguró en su discurso que "hoy en día, hacer una película en este país es un verdadero acto heroico", aunque, a pesar de las dificultades, ha expresado su confianza en el futuro del sector. González macho calificó de muy difícil para el sector el año transcurrido desde la anterior edición, en el que, ha señalado, la industria ha cumplido "sus deberes" sin ser correspondida. Tras criticar los efectos del IVA cultural, hizo hincapié en que las declaraciones positivas que realiza el Gobierno sobre la situación deben ir acompañadas de hechos. Visiblemente emocionado, el presidente de la Academia, ha finalizado su discurso asegurando: "¡hoy más que nunca, viva el cine español!".

El cineasta Jaime de Armiñán (Madrid, 1927), Goya de Honor 2014, se ha despedido del público que le aplaudía puesto en pie en el auditorio del Centro de Congresos Príncipe Felipe, lanzando un "viva" al cine español. El presidente de la Academia, Enrique González Macho, entregó con "un enorme placer" el Goya de Honor al cineasta, y se lo dio "de parte de todos los que estamos aquí y de los que están en su casa, del mundo del cine", mientras el director de "Jo, papá", saludó con una gran inocencia al público: "Me alegro de verles a todos ustedes buenos". Jaime de Armiñán, director de obras maestras del cine como "El amor del capitán Brando", con la que ganó la Berlinale de 1974, fue uno de los primeros españoles que pisó el suelo de Hollywood, adonde llevó, primero, "Mi querida señorita" (1971) y después, "El nido" (1980).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.