www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Gala Artingroup en el palacio de cibeles

Pilar Jurado, Hisako Hiseki, la CND y la Berklee College of Music, juntos en Madrid

jueves 27 de febrero de 2014, 14:15h
Este miércoles, el Palacio de Cibeles se engalanó para acoger una gala organizada por ArtinGroup que contó con las actuaciones de la soprano Pilar Jurado, la pianista japonesa Hisako Hiseki, la Compañía Nacional de Danza y la Berklee College of Music, además de incluir esculturas de Miquel Navarro. Una cita, pues, con la cultura total.
ArtingGroup, empresa organizadora de eventos culturales y artísticos, ha creado un puente cultural entre Oriente y Occidente con motivo del año dual España-Japón; una apuesta por el arte interdisciplinar que dejó ver este miércoles actuaciones variadas en el Palacio de Cibeles, donde se reunieron numerosas personalidades en un intento de expandir la cultura a través de un espectáculo lleno de emoción y belleza.

Hubo cabida para la música, de la mano de Pilar Jurado y su impresionante voz. Soprano, directora de orquesta y única compositora que ha estrenado en el Teatro Real una ópera propia, dejó al público asistente boquiabierto con su técnica vocal; un regalo para los oídos. Iñaki Gabilondo dijo en una ocasión de ella que los dioses del canto no pudieron decidir qué tesitura acotarle, por lo que se la dieron completa para que pudiera ser desde contralto negra de jazz hasta pájaro en pleno vuelo. Con su actuación, dedicada a las dos arias de Puccini Turandot y Madama Butterfly, Jurado hizo honor a esas palabras. Acompañada de la virtuosa pianista japonesa Hisako Hiseki, de técnica impecable, formaron un dúo delicado y exquisito.



La danza también tuvo gran peso en la gala con las innovadoras y cuidadas coreografías de la Compañía Nacional de Danza que, paso a paso, va consolidando la figura de José Carlos Martínez como director, así como de su equipo y bailarines, que no dejan de sorprender y hacer disfrutar de la oveja negra del arte, la danza, en todas sus formas y expresiones. La compañía, que celebra su 35 aniversario, aportó diez bailarines al espectáculo que hicieron las delicias del público, que reconoció el enorme trabajo que están realizando por mantenerse a flote en mitad de un espacio nacional donde a la danza le cuesta encontrar su hueco, como demuestran los talentos que se ven obligados a emigrar en busca de un futuro como profesionales.

Es el caso de José Carlos Martínez, Premio Nacional de Danza en 1999, Premio Benois de la Danza, Medalla de Oro del Concurso Internacional de Varna y Premio de Lausanne, actual embajador de la danza en España, y que en sus inicios salió de España para realizar su carrera como bailarín en el Ballet de la Ópera de París, llegando a ser bailarín estrella.



Martínez arriesga, y gana. Gana el guiño y el aplauso del público, cada vez más entregado y comprometido con lo que la compañía intenta crear en todas las propuestas que presenta. Hace unos meses llevó al público madrileño hasta la danza más americana, jazz, alegre y seductora con Who Cares?, de Gershwin y Balanchine, interpretado en el Teatro de la Zarzuela. O ese divertido, sorprendente Minus 16, de Ohan Naharin.
En esta ocasión, le tocó el turno a The Hugs – Dakishimeru y Paso a dos, creaciones de Francisco Lorenzo que tampoco dejaron indiferente.

Contaron con la música en directo de la Berklee College of Music, prestigiosa institución musical estadounidense. Sus exalumnos cuentan con galardones como el premio Grammy o el Grammy Latino. Con una técnica contemporánea, ofrecen una música innovadora con toques de jazz y rock.



Como colofón, el arte plástico envolvió el Palacio de Cibeles de las últimas gotas de arte que quedaban por mostrar, gracias a las obras escultóricas de aluminio marino macizo del valenciano Miquel Navarro, que recrearon un espacio frío e inhóspito de batallas y soldados, dando forma al desnudo tapiz del escenario y que sirvió de escenografía para la CND. Pensamiento, sentimiento y acción directa a la hora de crear, le han valido el Premio Nacional de Artes Plásticas y ser académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, entre otras distinciones.

En su conjunto, fue una gala llena de creación, innovación, talento y emoción, que se pudo respirar en cada una de las actuaciones de artistas y profesionales consagrados como valores de la música, la danza y la escultura.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios