www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DE 1964 A 1981, VALDÉS Y SOLBES TRABAJARON JUNTOS EN ENTRE 300 Y 400 OBRAS

Cincuenta años del Equipo Crónica, el grupo que renovó la pintura española

jueves 10 de julio de 2014, 15:04h
El artista Manolo Valdés y los críticos Tomàs Llorens y Valeriano Bozal conversan con este periódico sobre el 50 aniversario de la fundación del Equipo Crónica, el grupo de artistas formado por Rafael Solbes y el propio Valdés que renovó el lenguaje pictórico en la España de los años 60 y 70. La importancia de su obra, que ha sido calificada como pionera del pop art español, dista de poder reducirse a tal asociación pues, como explican Llorens y Bozal, su mérito fue plantear una reflexión crítica sobre la historia de la modernidad y las vanguardias. Por Elena Viñas
Cincuenta años del Equipo Crónica, el grupo que renovó la pintura española

Este año se cumple el 50 aniversario de la formación del Equipo Crónica, el colectivo de artistas compuesto por Rafael Solbes, Manolo Valdés y Juan Antonio Toledo, del que Toledo se desligó pronto, dejando a Valdés y Solbes al frente de un proyecto artístico que renovó el lenguaje pictórico de la España de los sesenta y setenta.

A través de referencias a los medios de comunicación de masas y las citas a artistas que formaban parte de la cultura visual, como Velázquez o Picasso, la obra de Crónica se caracterizó por su carácter crítico y un compromiso político y social alejado de la subjetividad del informalismo o del expresionismo abstracto. 

Entre 1964 y 1981, Solbes y Valdés trabajaron de forma conjunta en obras que, aunque por defecto son asociadas al pop art español, su interés va más allá, ya que plantearon una reflexión crítica sobre la historia de la modernidad.

Valdés, en conversación telefónica con este periódico desde Nueva York, comenta que no tenía presente la efeméride, aunque sí reconoce que últimamente ha pensado más en aquellos años tras conocer que Tomàs Llorens prepara una exposición en Bilbao dedicada al Equipo. "Fue una época estupenda de mi vida, aunque no soy de los que mira mucho atrás porque pienso que lo mejor que puedo hacer está aún por llegar", afirma el artista.

La oportunidad de encontrarse en Bilbao con piezas "bien hechas" de entonces le despierta buenas sensaciones: "Me pone contento. Me resulta muy interesante observar mi obra con la distancia que da el tiempo. Es un ejercicio generalmente reconfortante que me produce satisfacción".

El artista y su obra

Sin embargo, no siempre es fácil que un autor se reencuentre con su obra, más si cabe en el caso de Crónica, cuya producción está en torno a 300 o 400 trabajos, de los que una minoría se encuentran en museos españoles y extranjeros -Francia, Alemania y Suecia- mientras que la mayoría está en manos privadas. Lo explica Valdés: "Tengo una gran curiosidad por la exposición que prepara Llorens porque la mayoría de cuadros los tienen particulares, de modo que pocas veces es posible verlos en público. Aunque los conozco de memoria, es muy bueno contemplarlos del natural porque me permite observar con más detalle la escala o los colores”.

Preguntado por cómo recuerda la disolución del grupo, Valdés dedica sus palabras a Solbes, fallecido en 1981 a los 41 años: "Fue un momento nostálgico por su muerte. A veces me vienen recuerdos que me hacen volver a él y a lo que significó trabajar juntos tanto tiempo y de manera tan intensa".

Los 17 años de actividad artística de Crónica fueron "una buena escuela", dice Valdés, pues aquel trabajo colectivo le ha servido para observar su obra en solitario "desde una cierta distancia crítica y con una actitud escéptica con respecto a los resultados".

El pintor y escultor, que forma parte de la nómina de artistas de la Galería Marlbourough, reconoce la huella de Crónica en su trayectoria, tanto que no duda en afirmar que de no haber formado parte de aquel grupo, "no habría creado" lo que vino después. Así, enumera otras de las conexiones entre su obra pasada y presente: "La forma con la que dibujo hoy mis cuadros conecta con aquello, así como muchos planteamientos estéticos. También conservo algo del trabajo en series, un método de repetición que utilizábamos porque no podíamos expresar todo lo que queríamos en una sola imagen. Cuando ahora termino un cuadro, me planteo si ha aparecido todo lo que quería expresar. Son años sumando y sumando, no se puede negar que eso está ahí".

Una retrospectiva para el recuerdo

Está previsto que en febrero de 2015, el Museo de Bellas Artes de Bilbao inaugure la retrospectiva que se encuentra preparando Tomàs Llorens, exdirector de Museo Reina Sofía, crítico de arte y, lo que más lo vincula a Crónica, autor de los textos que sirvieron al grupo como base teórica.

"El concepto de la exposición es bastante convencional, es decir, una retrospectiva o antología que recorre toda su obra, desde 1964 hasta 1981, pero incidiendo en un aspecto que no había sido lo suficientemente abordado hasta ahora: la participación del Equipo entre 1964 y 1966 en Estampa Popular de Valencia, lo que ayudará a comprender el contexto de sus orígenes", explica Llorens a EL IMPARCIAL.

La muestra estará estructurada "siguiendo el mismo método de creación que tenían ellos, es decir, proyectos muy definidos que eran trabajados mucho previamente". Son lo que se conocen como series, aquellas que tienen que ver "con un concepto o idea" y pensadas "para un momento y lugar concretos". Así, estarán representadas la serie Policía y cultura, El cartel, La trama, Retratos, bodegones y paisajes o El paredón.

Otro de los espacios más destacados será el dedicado a la etapa posterior a la muerte de Franco. "Fue el momento en el que la pintura del Equipo se concentró en recuperar el lenguaje de la pintura clásica hasta el extremo de que abandonó el acrílico por el óleo", explica Llorens.

Arte y política 

El contexto histórico de la España de aquellos años influyó de forma determinante en la obra de Crónica. En opinión de Valdés, sin embargo, "no hay que reducir todo a arte y política porque el Equipo se centraba mucho en la composición y la estética", lo que no impidió que sus obras fueran objeto de lecturas "algo ligeras", explica el artista.

"Fue una época conflictiva políticamente, de mucho debate y de mucho aprender qué era el arte y qué era la política", afirma Valeriano Bozal, otro de los críticos vinculados al Equipo Crónica. "Creo que su obra supuso un paso importante en la investigación del lenguaje visual, en el desarrollo del pop con sentido crítico y en el análisis de la relación entre arte, política y vida cotidiana", explica Bozal al tiempo que añade que su obra no está lo suficientemente reconocida: "Tras un entusiasmo bastante desproporcionado en los sesenta, a finales de los setenta, los críticos de la llamada 'pintura de los ochenta' opinaron muy negativamente al decir que el Equipo había hecho política y no pintura".

En los mismos términos se pronuncia Llorens: "El Equipo sufrió de un cierto menosprecio crítico a partir del comienzo de los años 80, algo que tuvo que ver también con el clima político de la Transición. Cabe recordar que la pintura de Crónica tenía una intención política muy visible, lo que contribuyó a hacerla poco aceptable o grata al clima cultural imperante. Esa circunstancia se sumó a otro fenómeno muy habitual en la Historia del Arte: el de que cada generación trata de enterrar a la anterior. Así, por norma general, una vez concluida la obra de un artista, tiene que pasar por un purgatorio de unos 15 o 20 años, lo que ha sido más acusado en el caso de Crónica".

Llorens matiza que en tiempos de la Transición se impuso un cierto "cliché" por el cual se decía que "lo moderno nos venía de fuera". Como consecuencia, la obra de Crónica se entendió en principio como un pop importado, pese a que el Equipo "no fue un movimiento pop", sostiene este experto: "El concepto de pop es muy ambiguo. La pintura pop ha sido vinculada al movimiento americano, y Crónica no tiene nada de pintura americana ni por sus planteamientos ni por sus intenciones; tanto es así que en cierto modo polemiza con ella".

El pop art

¿Qué hay entonces de la definición de Crónica como el colectivo pionero del pop español? "Yo huiría de esa afirmación", afirma categórico Llorens. "Si se entiende el pop de un modo muy amplio, sería posible hablar de su vinculación con un pop europeo", aunque insiste en su planteamiento: "El propósito del Equipo no fue importar una vanguardia, sino hacer una pintura que criticaba la noción misma de vanguardia. Además, sus obras se caracterizaron por una gran originalidad, lo que impide homologarlas".

Cuestionado por cómo debe ser definido entonces el papel de Crónica en la Historia del Arte español, Llorens responde que como artífices de una reflexión crítica "sobre la historia de la modernidad y sobre el papel de las vanguardias, con el que fueron muy críticos".

En opinión de Bozal, las obras de Valdés y Solbes "renovaron el lenguaje pictórico introduciendo un punto de vista crítico respecto del bagaje visual que dominaba social y culturalmente, además de poner en solfa la manipulación histórica de la que el régimen se servía para legitimarse, reflexionar sobre la condición del lenguaje artístico y del arte de vanguardia, sobre la naturaleza del arte en tanto que juego y sobre la dialéctica de lo público y lo privado”. 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.