www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA EDUCACIÓN DE LA VIRGEN

La restauración de un Velázquez olvidado

martes 14 de octubre de 2014, 16:29h
La obra, de la Yale University Art Gallery, en una exposición en Sevilla.
La restauración de un Velázquez olvidado
Ampliar

La educación de la Virgen
, obra de 1617 atribuida a Velázquez, fue donada en 1925 a Yale University Art Gallery, donde permaneció en el anonimato hasta que en 2005 John Marciari, del Museo de Arte de San Diego, señaló al pintor sevillano como autor del lienzo para cinco años después publicar un artículo en el que insistía sobre su primera aproximación.

Este martes, Sevilla ha sido testigo de su regreso a España para formar parte de la exposición El joven Velázquez, que puede visitarse hasta el 15 de enero en el antiguo convento de Santa Clara, donde compartirá sala con La educación de la Virgen, de Juan de Roelas; y la Sagrada Familia, de Luis Tristán.

Su interés aumenta si cabe por el hecho de haber sido restaurada durante los últimos dos años y medio gracias al patrocinio del Banco Santander, cuyo fallecido presidente Emilio Botín iba a presentar sus resultados el mismo día que se informó de su muerte.

El catálogo publicado por la Universidad de Yale explica los detalles que invitan a pensar que se trata de una obra del joven Velázquez de la época sevillana: “El ocre del manto que porta Santa Ana es de una factura muy parecida al que lleva San Tomás en la pintura conservada en el Museo de Bellas Artes de Orleans. Lo mismo ocurre con la vestimenta de la joven Virgen, que puede ser comparada con las que porta en la Inmaculada Concepción de la National Gallery”.

Según los responsables del estudio, “resulta sorprendente percatarse de cómo Velázquez empleó los mismos modelos para diferentes trabajos, como ocurre en el caso de la figura masculina elegida para representar a San Joaquín en La educación de la Virgen y a San Pablo en el MNAC”.

Las tareas de conservación se han centrado en el soporte y en la superficie pictórica, para lo que los restauradores se han servido de nuevas tecnologías como rayos X: “Han sido eliminados añadidos de pintura, aunque no todos debido a la facilidad de dañar el pigmento original. Esta tarea ha permitido desvelar pequeños detalles como el hocico del gato. También han sido corregidas zonas concretas como la sombra proyectada por el pliegue de la capa de Santa Ana”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.