www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA GASTRONÓMICA

Homenaje de la Real Academia de Gastronomía a Don Juan Carlos

CENA DE GALA EN EL CASINO DE MADRID

jueves 04 de diciembre de 2014, 13:23h
Homenaje de la Real Academia de Gastronomía a Don Juan Carlos
Rafael Ansón hizo entrega de la primera medalla de oro que concede la institución al Rey Don Juan Carlos en presencia de Juan Mari Arzak.

Esta semana he tenido la satisfacción de asistir a una de las cenas más entrañables del año, tanto para mí como para la gastronomía española.

Un espectacular escenario, el Casino de Madrid, para dar la bienvenida a ilustres cocineros, protagonistas de la escena gastronómica española y piezas claves en lo que la gastronomía española simboliza hoy en el mundo; grandes comensales, Académicos y representantes tangenciales de la cocina actual, y un homenajeado, Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, quien siempre ha apoyado la gastronomía, y ha hecho de nuestra causa, también la suya y la de todos los españoles.

El Rey concedió el título de Real a la entonces Academia Española de Gastronomía. Gracias a ello, pasó a ser Corporación de Derecho Público en 2010por un Real Decreto del Consejo de Ministros.

Un Monarca ejemplar

Su Majestad cuenta con la gratitud de todos los españoles por haber sido capaz de llevar a cabo la Transición del Franquismo a la Monarquía Parlamentaria, a una Democracia plena, en paz, sin traumas, sin problemas, en términos de reforma y no de ruptura.

También, por la sensibilidad y la generosidad de Su Majestad al elegir a Adolfo Suarez como Presidente del Gobierno para hacer posible esa Transición.

Pero, sin duda, por haber reinado en el periodo más largo de la historia de España en Democracia. Por haber conseguido los años de más prosperidad, bienestar y libertad de nuestro país.

Con esta cena no solo queríamos darle las gracias como personas del entorno de la gastronomía sino, también, como españoles, por todo lo que ha conseguido a lo largo de su reinado. Y felicitarle por haber sido capaz de conseguir un relevo al frente de la Monarquía Española, en la persona de su hijo, el Rey Don Felipe VI, de una forma absolutamente admirable, también en paz, sin traumas y sin problemas.

Por todo ello, le hicimos entrega de la primera medalla de oro que concede la Real Academia de Gastronomía y que simboliza toda la admiración, el reconocimiento y la gratitud de la gastronomía española.

Una cena Real

El equipo de Paco Roncero dirigió con maestría el ágape. Para comenzar tomamos jamón ibérico de Maldonado (Dehesa de Extremadura. 4 años) y Arturo Sánchez (Guijuelo. 5 años), cortado por el maestro Florencio Sanchidrián. También tostas de anchoas con tomate y albahaca, croquetas melosas de jamón y el gran huerto, un jardín comestible con verduras y hierbas. El menú continuó con platos como el bogavante con sopa de aceite de oliva virgen extra de la variedad arbequina; un jarrete de ternera con puré de patata y un gazpacho de frutas y frutos rojos. De postre, las locuras del casino, dulces con variaciones de chocolate.

Para armonizar y brindar, los vinos estuvieron a la altura de la velada: fino Tradición, Vega Sicilia Mágnum de 1976, Vallegarcía Viognier 2011 y Vallegarcía Syrah 2007. Estos dos últimos vinos fueron ofrecidos por el Secretario General de la Real Academia de Gastronomía, Alfonso Cortina.

Junto a Académicos de la Junta Directiva y Amigos de la Real Academia de Gastronomía, cocineros venidos de diferentes Comunidades Autónomas: Miguel Arias (Restaurante Aspen, Madrid), Andoni Luis Aduriz (Restaurante Mugartiz. Rentería), Pedro Larumbe (Restaurante Pedro Larumbe. Madrid), Iñaki Moya (Restaurante Ikea. Madrid), Toño Pérez y José Polo (Restaurante Atrio. Cáceres), Josep Roca y Eric Oliu (Restaurante Can Roca. Girona), Mario Sandoval (Restaurante Coque. Humanes de Madrid), Óscar Velasco (Restaurante Santceloni. Madrid), Juan Mari Arzaky Elena Arzak (Restaurante Arzak. San Sebastián). Precisamente esta última fue la encargada de leer una nota de agradecimiento en nombre de todos los reunidos, redactada por Ferran Adrià, el más universal de nuestros cocineros, que no pudo asistir por “compromisos ineludibles”.

“Gracias, de corazón”

En una velada distendida, en la que el Rey y todos lo pasamos en grande, el mensaje fue compartido y unánime: “Nos sentimos realmente satisfechos del peso que la cocina española tiene en el mundo, del reconocimiento que recibimos muchos cocineros durante nuestros viajes por todos los continentes. Es hora de que todos, toda nuestra profesión unida, le demos las gracias. De corazón, Majestad”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.