www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA ESTADOUNIDENSE VENCIÓ A LA ESPAÑOLA EN LA FINAL DE WIMBLEDON POR UN DOBLE 6-4

Wimbledon: El huracán Serena Williams puede con la ilusión de Muguruza

sábado 11 de julio de 2015, 17:39h
Wimbledon: El huracán Serena Williams puede con la ilusión de Muguruza

La número uno del mundo, Serena Williams, conquistó su sexto Wimbledon este sábado tras vencer a la española Garbiñe Muguruza por un doble 6-4 en una hora y veintidós minutos de final en el All England Club de Londres.

Serena Williams, con 21 triunfos en 25 finales de Grand Slam, hizo valer la veteranía de número uno del mundo a sus 33 años frente a la rebeldía de una joven de 21 años en su primera final de un grande. Si bien la estadounidense va como una apisonadora ante rivales que ya conoce más que de sobra como Sharapova, ante la española demostró ir con cuidado ya que Garbiñe Muguruza fue la que dio la sorpresa en Roland Garros el pasado año tras dejarla fuera del torneo galo en segunda ronda por un doble 6-2.

Quizás ese recuerdo fue el que propició que el partido comenzara de una manera extraña. Los nervios de la veterana se hicieron patentes con un servicio errático, dando lugar a tres dobles faltas que dieron la confianza suficiente a Muguruza para romper el servicio de Serena.

La española, también fallando muchos primeros servicios, logró confirmar la rotura y poner contra las cuerdas a su rival con un 0-30 a su favor en el tercer juego. Sin embargo, verse en este situación sirvió de reacción a Williams, que ya iba dejando muestras de ir cogiendo el ritmo del partido.

El descanso tras el 2-3 se acabó con el regreso a pista de la mejor versión de Serena. Contó con dos bolas de rotura, pero Garbiñe se defendió de manera extraordinaria con cuatro saques directos consecutivos cada uno enviado a un sitio diferente, para desconcierto de la estadounidense. Este 2-4 sería el último momento de tranquilidad para la española. El huracán Serena, que ya había dado sus primeras señales, estaba a punto de desatarse.

El 3-4 llegó dejando en blanco a la española mas la igualdad llegó tras verse con otras dos bolas de ‘break’ en el octavo juego. La primera fue contrarrestada con otro gran saque de la española mientras que la segunda, cuando ya parecía tener dominado el punto, se transformó en el empate tras mandar fuera la pelota con un resto de derecha.

Ya con la manija del partido, Serena logró liderar el marcador por primera vez con el 5-4 después de hacerse con su juego sin demasiada dificultad. La sentencia de la primera manga llegó poco después cuando una doble falta de Garbiñe concedió la primera bola de set a su rival, que no perdonó. En 44 minutos y por 6-4, Serena Williams dio la vuelta al partido tras un mal comienzo mientras iba haciendo mella en la cabeza de su joven rival.

La dinámica continuó en el segundo set, empezado de manera opuesta al primero con Serena logrando su quinto juego consecutivo. Sin embargo, cuando el partido parecía ya estar con piloto automático hacia el sexto triunfo de la norteamericana en Wimbledon, llegó una breve pero intensa reacción de Muguruza, que puso el 1-1 con otro juego en blanco.

Pese a que la española se empeñaba en no poner las cosas fáciles a Serena, la estadounidense transformó el césped de la central en una alfombra roja hacia el título. Con el dominio aplastante al que acostumbra, puso la directa hacia un 1-5 casi definitivo en un abrir y cerrar de ojos.

Garbiñe, incómoda desde la primera mitad de la primera manga, vio su juego maniatado y sólo podía esperar los fallos de su rival más que intentar sus propios golpes. Ese 1-5 lo jugó con lágrimas entre los ojos, sabedora de que esa final que había soñado se le escapaba de entre las manos sin dar todo lo que ella sabía que podía dar.

Sin embargo, a medida que las gotas que corrían por su mejilla se secaban, el orgullo y la rabia por demostrar que ella no es un nombre más en la larga lista de víctimas en finales de la menor de las Williams transformaron a Garbiñe.

Tomando el nombre de su rival, la vista del vacío a un lado dio a la española la serenidad que necesitaba. Dejó en blanco a Williams cuando la estadounidense pensaba que sólo faltaba un trámite de cuatro servicios para la victoria.

Con su saque logró un 5-3 que ya iba provocando el murmullo de la grada. De nuevo al resto, se colocó con un 0-40 que dejaba el ‘¿podrá remontar?’ en más certeza que ilusión. Serena, que trataba de devolver su mente a la pista tras tenerla en el podio, vio insuficiente su remontada para igualar hasta una cuarta bola de rotura. A la quinta, Garbiñe dejó claro que no quería dejar escapar la final para quedarse a un juego de la americana y con el saque a su disposición (5-4).

Sin embargo, al verse en ese marco -el pasar de jugar con tenerlo todo perdido a jugar ya con un objetivo cercano- provocó que al verse al otro lado del abismo, esta vez el vértigo sí hiciera acto de presencia. Una doble falta y la red pusieron un 0-30 en contra de Garbiñe, mas un error no forzado dejó tres bolas de partido a disposición de Serena Williams, que a la primera, con otro fallo de la española, no dejó escapar el triunfo.

Serena Williams, a sus 33 años, logró su sexto Wimbledon y el vigesimoprimer Grand Slam de su amplia carrera, superando por días a Martina Navratilova como ganadora más veterana y quedándose a dos del récord de Steffi Graf en número de títulos. Ahora, la estadounidense tiene en el punto de mira convertirse en la cuarta tenista en conquistar los cuatro grandes torneos en el mismo año, a falta del Abierto de Estados Unidos de septiembre.

En frente, la joven Garbiñe Muguruza, a sus 21 años, dejó claro ante el selecto público del All England Club que tiene más que mimbres como para que esta no fuera su primera visita a la central el segundo sábado de julio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.