www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SOLO HA SIDO TRADUCIDA UNA DE SUS OBRAS

Svetlana Alexiévich, una Premio Nobel de Literatura marginada en español

jueves 08 de octubre de 2015, 15:03h
Aunque Debate y Acantilado han anunciado que próximamente publicarán dos obras de Svetlana Alexiévich, la presencia de la Premio Nobel de Literatura en las librerías españolas hasta la fecha está limitada a un libro, Voces de Chernóbil.
La escritora Svetlana Alexiévich fotografiada tras conocer que ha ganado el Premio Nobel de Literatura. Efe
Ampliar
La escritora Svetlana Alexiévich fotografiada tras conocer que ha ganado el Premio Nobel de Literatura. Efe

Voces de Chernóbil es el único libro de Svetlana Alexiévich que ha sido publicado en español. La editorial Casiopea de Barcelona fue la primera en editarlo en 2002, aunque su rastro se ha perdido en las librerías. En 2006, la editorial Siglo XXI lo volvió a publicar nueve años después de que la escritora bielorrusa lo escribiera. En enero de este año, Jaume Bonfill lo editó en Debolsillo con el reclamo de tratarse de una firme candidata al Premio Nobel de Literatura, galardón que ha recibido este jueves.

Explica Debolsillo a este periódico que Iván de la Nuez fue quien descubrió a la autora en España al incluir en su libro Paisajes después del muro (Península) las crónicas de Chernóbil relatadas por Alexiévich.

En noviembre, Debate, otro sello de Penguin Random House, publicará La guerra no tiene rostro de mujer, de 1983, “una obra maestra del periodismo de investigación sobre las mujeres que combatieron en la II Guerra Mundial”, según la editorial. Acantilado, por su parte, ha anunciado en Twitter que próximamente editará El fin del homo sovieticus.

El grueso de la obra de Alexiévich data de la década de los 80 y 90, pues los últimos años solo ha publicado Tiempo de segunda mano, en 2013. A los títulos ya citados, se suman El hombre ojo. La voz de la utopía, de 1985; Últimos testigos, de 1985; Los chicos de zinc, de 1989, y Hechizos por la muerte, de 1994.

Alexiévich, nacida en 1948, está considerada una voz crítica comprometida que ejerce a partes iguales el periodismo, la escritura y el ensayo. La Academia Sueca le ha hecho merecedora este jueves del Nobel “por su obra polifónica, que le hace un monumento al sufrimiento y al coraje en nuestro tiempo”. Sin embargo, no parece una autora muy leída si se atiende a la encuesta habilitada por la Academia Sueca en su página web, en la que un 86 por ciento de internautas responde que no ha leído nada suyo, y un 13 por ciento, que sí.




Chernóbil, 1986. "Cierra las ventanillas y acuéstate. Hay un incendio en la central. Vendré pronto" Esto fue lo último que un joven bombero dijo a su esposa antes de acudir al lugar de la explosión. No regresó. Y en cierto modo, ya no volvió a verle, pues en el hospital su marido dejó de ser su marido. Todavía hoy ella se pregunta si su historia trata sobre el amor o la muerte. Voces de Chernóbil está planteado como si fuera una tragedia griega, con coros y unos héroes marcados por un destino fatal, cuyas voces fueron silenciadas durante muchos años por una polis representada aquí por la antigua URSS. Pero, a diferencia de una tragedia griega, no hubo posibilidad de catarsis.
La obra de Alexiévich -decimocuarta mujer en recibir el premio - está relacionada con la extinta Unión Soviética sin desviar la atención de la actualidad de Bielorrusia y Rusia. “Ha cultivado su propio género literario, al que denomina 'novelas de voces', donde el narrador es el hombre corriente -aquel que no tiene voz, el mismo que se ha llevado su propia historia a la tumba, desde la Revolución hasta Chernóbil y la caída del imperio soviético-“, explica Penguin Random House.

En sus libros, traducidos a más de veinte idiomas, pero sobre todo al alemán y al sueco, “Alexiévich trata de acercarse a la dimensión humana de los hechos a través de una yuxtaposición de testimonios individuales, un collage que acompaña al lector y a la propia autora a un terrible 'descenso al infierno'".

Entre sus influencias, la Academia Sueca cita las notas personales de la enfermera y autora Sofia Fedorchenko (1888–1959) sobre su experiencia con los soldados de la I Guerra Mundial y los reportajes del bielorruso Ales Adamovich (1927–1994) sobre la II Guerra Mundial. "Debido a su talante crítico con el régimen, Alexiévich ha vivido en el extranjero, concretamente en Italia, Francia, Alemania y Suecia".

En su trayectoria ha recibido el Premio Ryszard-Kapuscinski de Polonia (1996), el Premio Herder de Austria (1999), el Premio Nacional del Círculo de Críticos de Estados Unidos (2006), el Premio Médicis de Ensayo en Francia (2013) y el Premio de la Paz de los libreros alemanes (2013).


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.