www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ELEKTRA, EN LA ÓPERA DE MONTREAL

El escultor Víctor Ochoa presenta su primer trabajo escenográfico

sábado 28 de noviembre de 2015, 14:25h

Víctor Ochoa se ha estrenado como escenógrafo en la Ópera de Montreal, donde una de sus esculturas monumentales acapara todo el protagonismo del escenario donde se representa Elektra de Richard Strauss. “Ha sido una grata experiencia”, dice el escultor.

Víctor Ochoa fotografiado por Paco Navarro.
Ampliar
Víctor Ochoa fotografiado por Paco Navarro.

Ha trabajado los últimos años en la escenografía de Elektra en la Ópera de Montreal, ¿en qué ha consistido?
El proyecto surgió a partir de que la Ópera de Montreal se pusiera en contacto comingo hace cinco años. El director artístico vino a España a visitar mi estudio después de haber visto El zulo, una de mis esculturas en homenaje a las víctimas del terrorismo que actualmente está en Cartagena. Al cabo de unos meses, volvió y me dijo que quería encargarme este trabajo e, incluso, me dio la posibilidad de tratar el vestuario. Como escultor me siento seguro de mis obras monumentales, pero se trata de mi primera incursión en este mundo tan complicado. El encargo fue claro: hacer una de mis esculturas monumentales.

¿Hay entonces concordancias estilísticas entre El zulo y la escultura creada para Elektra?
Durante estos cinco años, los dos primeros los dediqué únicamente a diseñar la escultura, es decir, a preparar los bocetos de Agamenón, el personaje que representa. En una segunda fase, que me ha ocupado los dos últimos años, me he dedicado a construirla y montarla. La primera parte del proceso es igual al de cualquiera de mis obras, pero es verdad que algo ha cambiado radicalmente: en vez de trabajar con materiales tradicionales hemos trabajado con impresiones en 3D. El resultado final lo ha hecho un ordenador porque es la única manera de conseguir una pieza fiel con el modelo y que además no pese nada.

Una vez concluya la representación en la Ópera de Montreal, ¿ha pensado ubicarla en algún espacio? ¿O no es posible por haber sido impresa?
Hoy por hoy solo puede ser ubicada en un escenario o en un espacio interior. Me dijeron que tenían que tenerla durante 10 años para llevarla a otros teatros del mundo porque está previsto que viaje a otras ciudades. Pero sí, me he planteado que esta escultura pueda ser colocada en material definitivo para instalarla en el paisaje urbano de Montreal, la ciudad que la ha visto nacer.

¿Cuánto sabía sobre esta historia mitológica y cuánto se ha documentado?
El hecho de que en ópera se trabaje a largo plazo me ha permitido informarme todo lo que he podido. He leído los clásicos griegos pero también he recurrido a la documentación moderna. He tenido tiempo de leer mucho. Eso sí, de cuando en cuando tenía que regresar a lo más primitivo y sencillo porque el tiempo pasaba rápido y las ideas de mis bocetos fluían en diferentes trayectorias.

¿Hay en la escenografía operística tendencias o modas? ¿Es complicado innovar?
Sí, es difícil innovar. Elektra es una ópera difícil para un público general porque todo ocurre en un mismo espacio en un solo acto. Es una tragedia con muy pocos intérpretes y con muchos diálogos entre dos personajes. Todas estas obras clásicas griegas tratan de actualizarse y eso se basa en una escenografía moderna. A mí me pareció que no tenía sentido, así que pensé en emplear la tendencia contraria: introducir una escultura primitiva que ahondara en el origen del hombre. Quería una escultura que reflejara a un hombre muy primitivo. Tenían claro que este enorme ser que he puesto en escena tenía que ir acompañado de un vacío absoluto, si acaso solo acompañado de la música y la voz. Creo que he llegado hasta donde podía llegar como escultor, no como escenógrafo. Ha sido una grata experiencia.

¿Estar ocupado en este proyecto le ha dejado sin tiempo para sus obras monumentales?
Durante los últimos años he pasado una etapa difícil en la que he sentido un vacío porque tenía proyectos parados o sin financiación. En esos momentos complicados, que me encargaran un proyecto como el de Elektra ha sido un sueño; un bálsamo. Ha sido lo que uno necesita cuando está en una crisis personal de trabajo.

¿Seguirá vinculado a Elektra los próximos años?
Por ahora sé que volveremos a montar la escenografía para una convención de ópera en Montreal. Además, la producción es difícil que se mueva en los dos próximos años porque todas las óperas tienen cerradas sus programaciones con esa antelación. Creo que están contentos con el resultado pese a que han asumido mucho riesgo. La acogida de la crítica está siendo muy buena y el público está respondido también bien.

¿Vive esta nueva fase artística con motivación?
Desde luego. Lo que más me ha gustado ha sido trabajar en un género en el que se conjugan todas las disciplinas artísticas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)

+

0 comentarios