www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

UNIÓN FEDERAL DE POLICÍA

Sindicatos de Policía aseguran que el objetivo talibán era la embajada española

EL IMPARCIAL
domingo 13 de diciembre de 2015, 11:45h
El sindicato policial Unión Federal de Policía asegura, según el testimonio de los agentes supervivientes al atentado perpetrado este viernes por un grupo talibán en la embajada española en Kabul, que el objetivo del ataque era la propia embajada, al contrario de la todavía versión oficial del Gobierno. Por su parte, el Gobierno afgano ha confirmado que la casa de huéspedes, el objetivo según el Ejecutivo de Rajoy, "pertenece" a la embajada de España.
portal del domicilio del policía leonés Isidro Gabino San Martín, en la localidad leonesa de La Virgen del Camino (Efe)
Ampliar
portal del domicilio del policía leonés Isidro Gabino San Martín, en la localidad leonesa de La Virgen del Camino (Efe)
A una semana de las elecciones generales, el Gobierno de Mariano Rajoy podría enfrentarse a una crisis, por el momento contenida, pero que podría desatarse tras el atentado del viernes en Kabul en el que murieron dos policías españoles. La cuestión que está despertando críticas y malestares crecientes es si el ataque, reivindicado por un grupo talibán, fue 'junto a' o 'contra' la embajada española en la capital afgana. A la confusión propia de un episodio como el vivido en viernes en Kabul se han sumado las vacilaciones del Ejecutivo, que asegura haber transmitido la información que llegaba de Afganistán "en directo" y con la mayor "transparencia".

Pero lo cierto es que la primera reacción de Rajoy cuando le llegó la lamentable noticia el viernes, mientras acudía a un mitin en Murcia, fue la de negar que el ataque fuera dirigido contra la embajada española. Puntualizó el presidente del Gobierno que, aunque ningún país está a salvo del golpe del yihadismo, en esta ocasión el atentado no iba dirigido a España, sino a una casa de huéspedes situada junto a la embajada. Ya el sábado a medio día, el Gobierno reconocía que "no se descartaba ninguna hipótesis", y por la tarde, el ministro del Interior reconocía un "ataque contra España" por el hecho de haber resultado muertos dos ciudadanos españoles, aunque de forma templada, sin dejar claro si el objetivo de los talibanes o no era la embajada.

Sin embargo, para la Unión Federal de Policía (UFP), "el objetivo era claramente nuestra sede diplomática". En un comunicado emitido este sábado, en el que muestran su "reconocimiento" a los dos "compañeros fallecidos", el subinspector Jorge García Tudela y el policía Isidro Gabino San Martín, "y a tantos otros que día a día prestan servicio en lugares de conflicto y guerra", el sindicato policial reproduce el testimonio de uno de los testigos del ataque a la embajada, con el que esperan demostrar el destino de los talibanes era edificio español.

El policía superviviente relata que cuando consiguieron "cerrar el búnker", estaban "bien físicamente", pero que pasaron 12 horas bajo "ráfagas asaltos y granadas". "A mi 'subi' (el subinspector, Jorge García Tudela) lo asesinaron el primero cuando entraron en el edificio, su habitación está en la planta 0", relata, y continúa: "al oír las primeras ráfagas desde el búnker, donde están nuestras habitaciones, cogimos las armas y cerramos la puerta; la otra puerta de escape quedó dañaba de la onda expansiva y no la podíamos cerrar, así que no era seguro el sitio".

"Gabi (Isidro Gabino San Martín) salió con otro compañero a ver si encontraba al 'subi' porque no nos contestaba, y le dieron, creo que desde la azotea donde ya se habían colocado para disparar a todo el que vieran", señala sobre la muerte de otro de los policías. Asegura este testigo, del que no se facilita su identidad, que estaba "todo calculado", que "entró el coche bomba y al minuto los terroristas asaltaron la embajada". El comunicado de la UFP resume que "el edificio atacado fue el nuestro y los muertos nuestros" y se pregunta "porqué se empeñan en decir que no era un ataque contra nuestra embajada".

Por otro lado, y pudiendo apoyar la tesis defendida por el sindicato policial sobre el verdadero objetivo español del ataque, el Gobierno afgano confirmó que la casa de huéspedes atacada por los talibanes en Kabul, "pertenece" a la embajada de España y está situada "junto" al edificio de la misión diplomática.

Más seguridad

En el comunicado, la UFP aprovecha para denunciar supuestas ineficiencias en la seguridad de la embajada española en Afganistán que, según recuerda, "un país que está en guerra permanente y que sufre como ningún otro el ataque terrorista". Aseguran que la sede diplomática española es "una de las pocas que se encuentra fuera de la denominada green zone", el área de seguridad de Kabul, en el que está prohibida la circulación de vehículos y cuyos accesos están controlados por agentes de la policía afgana. "De hecho, la embajada se localiza en una de las calles más transitadas de la capital donde cada día se forman largas colas de vehículos a la hora de la salida del trabajo", cuentan y califican de "casi cómica" la situación de la legación española.

"La embajada la conforman tres casas contiguas conectadas con un patio común y situadas a tan sólo unos diez metros del muro que las separa de la calle", describen y detallan que una de esas casas se usa como embajada y consulado propiamente dicho, y la otra, como residencia del personal diplomático español. "La cercanía entre las dos casas y la calle es tal que algunas de sus terrazas tocan casi con el muro exterior del recinto, sin ningún tipo de distancia de seguridad", cuentan y aseguran que esta disposición facilita los ataques desde el exterior "con un simple cóctel molotov o una granada".

Denuncia, además, desperfectos en el recinto, como el motor eléctrico que abre y cierra la puerta lateral por la que acceden a la embajada ("un portón de chapa, sin ningún tipo de blindaje" que sustituye a la puerta principal por estar tapiada), roto "desde hace varios meses". El sindicato asegura que los agentes tenían que bajarse del vehículo y empujar la puerta con la espalda para poder abrirla y, al tiempo, seguir apuntando con el arma. "A dicha entrada se accedía por una calle lateral a la embajada q no estaba asfaltada y en muy mal estado, lo que impedía que pudiera transitar los vehículos a una velocidad superior a 20, o 30 km/h", continúan, para asegurar después que "la residencia del embajador sí que está ubicada en la protegida zona verde, al lado de la embajada de EUA".

"Todo el personal diplomático que ha vivido y trabajado allí coincide en decir que, si explota un coche bomba delante de la embajada, allí no iba a quedar nadie vivo, dada la escasa distancia que separa la calle y el edificio", resumen, pata terminar diciendo que "el traslado de la embajada a otro lugar nunca se planteó" y solicitando a los políticos "menos apoyo de palabra y más hechos que mejoren" la seguridad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios