www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LLAMÓ INDECENTE A RAJOY, QUE LE CONTESTÓ QUE ERA "RUIN, MEZQUINO Y MISERABLE"

Sánchez convierte el debate en una bronca

Sánchez convierte el debate en una bronca
Elena G. Antón
x
elenagarciaelimparciales/12/5/12/24
martes 15 de diciembre de 2015, 00:37h
Pedro Sánchez convirtió el debate en una tensa bronca al insultar a Rajoy llamándole reiteradamente "mentiroso" y acusándole de no ser "una persona decente". El candidato del PP le contestó calificándole de "ruin, mezquino y miserable". El resto del cara a cara transcurrió con la repetición de los candidatos de sus habituales eslóganes. El agrio enfrentamiento presidió el debate.
Propuestas, pocas. Acusaciones y descalificaciones, todas. Si después de los anteriores debates, la sensación que podía quedar al espectador era de no haber oído nada nuevo, la más que probable sensación tras el cara a cara entre Sánchez y Rajoy no se queda solo en lo que faltó, si no también en lo que estuvo de más. El comportamiento zafio que esgrimió el líder socialista desde el primer momento, y que terminó llevando a un más calmado líder popular hasta la necesidad de defenderse utilizando también descalificativos, sobró a todas luces.

"El presidente del Gobierno tiene que ser una persona decente, y usted no lo es", fue la acusación definitiva que Sánchez espetó a Rajoy en la segunda parte del debate, tras una primera en la que tampoco había dejado de verter acusaciones. Pero lo grave de ésta encendió al presidente del Gobierno, que afirmó que "hasta ahí hemos llegado" y entró en el juego de descalificaciones con el socialista, al que llamó en reiteradas ocasiones "ruin, mezquino y miserable" por su acusación.

Y la verdad es que cuesta volver a cualquier otra parte del debate, que si en ese punto se quedó anclado durante un buen rato, en ese punto quedará grabado en el imaginario colectivo cuando mañana, o dentro de diez años, los españoles hablen de este cara a cara. Algo que, cuando menos, dice poco de la calidad política que se vota el próximo 20D.

'Incidente' aparte, cabe destacar el argumento central que ha guiado la intervención de ambos candidatos. En el caso de Rajoy, la famosa herencia de Zapatero, la España que encontró su partido cuando llegó a la Presidencia en 2011 y la defensa de la gestión que se ha hecho desde entonces en materia económica y de empleo. Por su parte, Sánchez, ha sacado a relucir -y utilizado como argumento clave- la corrupción desde los primeros minutos, mentando en innumerables ocasiones a Bárcenas y a Rodrigo Rato, siempre en clave de acusación directa a Mariano Rajoy, al que repitió también en varias ocasiones que "tendría que haber dimitido hace dos años".

En el primer bloque, dedicado a economía y empleo, el líder popular acompañó de datos -de su Ejecutivo y del anterior- la defensa de la gestión de su Gobierno durante los anteriores cuatro años, en los que ha asegurado que España “ha superado los desequilibrios y es de los estados grandes de la Unión Europea el que más crece”. El socialista, en respuesta, acusó reiteradamente a Rajoy de “mentir a los españoles” y ha hablado de recortes, de corrupción, de más impuestos y menos derechos laborales.

Otro momento de bucle en la pugna llegó de la mano de rescate sí, rescate no. "¿Hubo o no rescate en España?" insistió Pedro Sánchez hasta que Rajoy, tras lanzar algún balón fuera, contestó que no. El socialista le rebatió que sí, que hubo "rescate bancario", lo que el popular defendió asegurando que "ningún Estado puede dejar que se hunda su sistema bancario" y le preguntó qué hubiera hecho él en su lugar. "No habría nombrado a Rodrigo Rato".

Dos puntos más de enfrentamiento a destacar, partiendo de que todos lo fueron menos quizá en el apartado del terrorismo yihadista, fueron las medidas contra la violencia de género y la crisis de los refugiados. Sánchez acusó a Rajoy de recortar en la lucha contra la violencia machista y de fomentar la desigualdad, a lo que Rajoy exigió unas explicaciones que nunca llegaron claras a su entender. "Parece que quiere sacar los votos de las mujeres", acusó al socialista. Sobre los refugiados, el presidente del Gobierno ha negado categóricamente la acusación de Sánchez de haberse opuesto y retraso la entrada de estos en España.

Incluso Cataluña, asunto sobre el que se les pudo ver hace poco más de un mes tan en sintonía y acuerdo en sus reuniones alrededor de la resolución independentista, fue en este debate motivo de enfrentamiento. Sánchez criticó el inmovilismo de los populares y que fomentasen antaño el rupturismo y defendió que el PSOE "es el mejor garante de la unidad de España", siendo necesaria una reforma constitucional. Rajoy, en respuesta, le acusó de que eso es un eslogan y de no hacer propuestas concretas.

A la salida del debate, la valoración de los candidatos también fue bastante diferente. Mientras Sánchez mostró una actitud engrandencida por el encuentro que acaba de coprotagonizar, Rajoy se lamentó en sus primeras declaraciones de la falta de respeto que se había vivido en la Academia de la Televisión.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

2 comentarios