www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PARA GOBERNAR, SE VERÍA OBLIGADO A ADMITIR EL CHANTAJE DE IGLESIAS

El PSOE presiona a Sánchez para que no entierre el partido al pactar con Podemos

EL IMPARCIAL
martes 22 de diciembre de 2015, 19:23h
El PSOE presiona a Sánchez para que no entierre el partido al pactar con Podemos
Ampliar
Un sector muy influyente del PSOE está presionando a Pedro Sánchez para que no pacte bajo ningún concepto con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y los radicales independentistas para formar Gobierno porque eso supondría enterrar al PSOE, además de desestabilizar la democracia española. Es más, se le insta a que, si no quiere abstenerse en las primeras votaciones, que no pacte en la tercera y deje que se convoquen nuevas elecciones.

El secretario general de Organización del PSOE, César Luena, fue claro y contundente: no votarán a favor de Rajoy en ningún caso. El “número dos” de Pedro Sánchez también quiso dejar claro que a quien corresponde formar Gobierno es al PP, que es el que ha ganado las elecciones, y que los socialistas van a actuar con “prudencia y responsabilidad” hasta saber si Rajoy lo consigue.

Pero un sector muy influyente del PSOE, entre los que se encuentran Felipe González, Susana Díaz, Emiliano García Page, José Fernández Vara, Joaquín Leguina y José Luis Corcuera, entre otros, no se debe fiar mucho de la “prudencia y responsabilidad” de Sánchez porque ya han hecho saber su postura contraria a un pacto con Podemos, IU y ERC.

Entienden, sin decirlo abiertamente, que aliarse ahora con Podemos sería enterrar el partido. La línea ascendente que sigue la formación que lidera Pablo Iglesias lleva a pensar que este partido de izquierdas podría acabar fagocitando al propio PSOE si se aceptan sus condiciones de pacto, teniendo en cuenta, además, que algunas de las propuestas “podemitas” son contrarias a la filosofía de un partido nacional como es el socialista.

Así, las presiones a Pedro Sánchez para que deje hacer primero al PP y que el PSOE se quede en la oposición empezaron la misma noche del domingo electoral en boca del expresidente del Gobierno, Felipe González. Acto seguido fue la presidenta andaluza, Susana Díaz, la que se dirigió a la cúpula socialista para exigir lo mismo. La responsable del único bastión que ha conservado el PSOE tras las elecciones, ha advertido a su partido: “Para recuperar la credibilidad, no se nos puede ver como un partido que andemos de aventuras, de aventurismo político, no se nos puede ver como un partido de oportunismo”.

En la misma línea, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha insistido en que al PSOE “le corresponde liderar la oposición”. Ha sido muy claro al afirmar que no van a buscar “pactos complejos ni pastiches de ningún tipo”. Ha añadido que el PSOE no va a buscar “gobernar a cualquier precio” porque, entre otras cosas, “no lo ha buscado nunca”. Por otra parte, García-Page ha concluido: “No vamos a sobrepasar nunca aquellas líneas estructurales para el proyecto ni los valores esenciales del PSOE, ni tampoco nuestro concepto de unidad de España”.

En este sentido, el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, también ha pedido al PSOE que no realice un referéndum en Cataluña. Como se sabe, esta es una de las líneas rojas del partido de Pablo Iglesias para dar el apoyo de Podemos a los socialistas.

Más contundente, si cabe, ha sido el expresidente del PSOE en la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, que ha dejado claro que le parecería un error que se pactase con Podemos. Dirigiéndose a Pedro Sánchez, ha señalado que no se puede “pactar si eres mínimamente patriota con gente que odia a España”. Y le ha dicho: “Asume la pérdida y colabora para que haya un gobierno estable que no estamos para juegos. No podemos en manos de cualquiera”. Sobre la situación del partido, tampoco se mordió la lengua: “Sólo los tarados pueden estar satisfechos” con los resultados del 20D y ha recordado que Pedro Sánchez “tendría que haber dimitido” como habría sucedido “en cualquier país del mundo cuando sacas el peor resultado de la historia”.

No menos directo ha sido el exministro socialista José Luis Corcuera, que también ha pedido la dimisión de Pedro Sánchez, así como la del secretario de Organización, César Luena. Su opinión es que su partido no puede pactar con los que quieren “disolver” España. Corcuera advierte de que la unidad de España está “en peligro” por culpa de un “partido emergente” que defiende el derecho de autodeterminación de las nacionalidades históricas, es decir, los mismos argumentos de “la extrema izquierda” en la Transición.

Sentimientos encontrados en el PSOE, que quiere evitar a toda costa otro Gobierno con Rajoy, pero sin tener que pactar con Podemos y los partidos nacionalistas. Por ello, este grupo influyente de socialistas contrarios al pacto insta a Sánchez que, si no quiere abstenerse en las primeras votaciones que vote en contra, pero sin formar un frente popular en la tercera votación y deje que se convoquen nuevas elecciones. Entonces, ya veremos…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

2 comentarios