www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

INGRESÓ EN LA REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN FERNANDO EN 1910

'Solidez y belleza': el Museo del Prado rinde homenaje a Miguel Blay

Efe
lunes 18 de abril de 2016, 16:04h
'Solidez y belleza': el Museo del Prado rinde homenaje a Miguel Blay
Esculturas, dibujos, medallas... La conmemoración del 150 aniversario del nacimiento de uno de los más destacados escultores del siglo XIX sirve, además, para recordar que el Prado "no solo es una pinacoteca", según su director adjunto, Miguel Falomir.
Con la exposición Solidez y belleza, el Museo del Prado rinde homenaje a Miguel Blay, uno de los más destacados escultores del siglo XIX, en el 150 aniversario de su nacimiento, y pone en valor su colección de esculturas.

El título de la exposición resume el ideario artístico de Blay (Olot, Gerona, 1866 - Madrid, 1936) y ha sido extraído del discurso que pronunció durante su ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1910.

Las esculturas, dibujos, medallas y una pequeña agenda de notas que forman la colección que posee el Prado muestran a Blay "como un artista total. Era un excepcional dibujante, y estos dibujos permiten reconstruir su evolución", según la comisaria Leticia Azcue, jefa de Conservación de Escultura y Artes Decorativas del Prado.

Artista al que le interesaba transmitir "la sensibilidad y el sentimiento", su evolución se desarrolló por los caminos de la expresión modernista, simbolista, realista y naturalista. Estudió en París y posteriormente viajó a Roma, donde diseñó Los primeros fríos, un grupo, según la comisaria, "de concepción dramática y conmovedora, dentro de la expresividad del realismo social imperante en aquellos momentos".


De 'Niña desnuda' a 'Al ideal'

Niña desnuda (1892), que conserva el Prado, es un fragmento individualizado de este grupo, una práctica habitual de Blay, que hacía versiones de fragmentos de sus obras. "Ensayó las figuras desnudas para comprobar cómo resultaban más expresivas y para trabajar bien la anatomía que luego modelaría bajo los ropajes. Dado el éxito de estos estudios anatómicos y animado por los artistas españoles que visitaban su taller, decidió dejar las figuras sin ropa", señaló Azcue.

Dominando la sala 60, en la que se muestra Niña desnuda, se encuentra Al ideal (1896), obra en escayola que Blay realizó a su regreso a París, ciudad en la que desarrolló una destacada carrera y donde se casó. "En este grupo demostró que era capaz de realizar obras alejadas del realismo".

Planteado como un soplo de espiritualidad y misticismo, en Al ideal un espíritu "va acompañado por un alma bienhechora. La figura adulta lleva en la mano una flor, un lirio, como símbolo de pureza y virtud".

Junto a estas obras se exhibe un busto de Miguelito, el quinto hijo que nació cuando el artista ya se había trasladado a vivir a Madrid, en 1906, y que falleció cuando tenía 7 años.

Rodeando estas esculturas se encuentran los dibujos de Miguel Blay que conserva el Museo del Prado, uno de ellos relacionado con la importante obra pública que Blay realizó en Latinoamérica. Se trata del boceto para el monumento de Vasco Núñez de Balboa en Panamá. Gran amigo de Mariano Benlliure, esta obra la realizaron en colaboración: la base del monumento es obra de Blay, y la figura del descubridor es de Benlliure, artista con el que también colaboró en la realización de medallas.


"Más sereno, más elegante y más íntimo" que Rodin

Leticia Azcue ha situado una de las principales obras de la colección de Blay del Prado, Eclosión, en la sala 47 "para poder rodear el grupo escultórico y contemplar en toda su belleza esta obra clave en la producción del artista".

La obra realizada en París en 1905 fue presentada en 1908 en Madrid, donde consiguió la Medalla de Honor en la Exposición Nacional de Bellas Artes, y representa a una pareja de jóvenes en el instante del primer roce de sus cuerpos. Sentados sobre unas rocas, junto a un tronco del que salen hojas y flores, "es una escena de íntima ternura, gran belleza e intenso sentimiento".

En opinión de la comisaria, la pieza resume "todo lo que el artista ha conocido y reinterpretado en París, donde conoció a Rodin, pero del que se diferencia al ser más sereno, más elegante y más íntimo".

Hecha en mármol de Carrara, la obra se exhibió durante décadas en los jardines de la Biblioteca Nacional, donde sufrió un importante deterioro. Aunque se ha restaurado, su estado de conservación no es perfecto y sufre algún daño irreversible.

Además de rendir homenaje al artista en el aniversario de su nacimiento, iniciativa que agradeció su nieta Micaela Blay, esta exposición recuerda que el Museo del Prado "no solo es una pinacoteca, sino que alberga una magnífica colección de dibujos, de artes decorativas y de esculturas que dialogan y se distribuyen en diferentes espacios del museo", señaló su director adjunto Miguel Falomir.

Este dialogo artístico es más destacado en el siglo XIX, "donde las colecciones de pintura y escultura dialogan mejor y están mejor acompañadas".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios