www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FERIA DE SAN ISIDRO

Ponce saluda dos ovaciones con los Lisardos

viernes 20 de mayo de 2016, 08:44h
Ponce saluda dos ovaciones con los Lisardos
El veterano Enrique Ponce tuvo y retuvo. Exigido y respetado por el público madrileño solventó, como es habitual, las embestidas de los toros que tuvo en suerte de manera magistral. Daniel Luque y Román no tuvieron fortuna con el acero.

PLAZA DE TOROS DE LAS VENTAS

TOROS

5 Toros de Puerto de San Lorenzo. 1 de Valdefresno (4º) como sobrero (tris). Origen Lisardo. Aplaudido el 6º "Cubillón"

TOREROS:

ENRIQUE PONCE (Carmesí y oro): Pinchazo, estocada y descabello – Ovación-. Estocada – Ovación-.

DANIEL LUQUE (Hiedra y oro): Pinchazo y estocada – silencio-. Pinchazo y estocada –silencio-.

ROMÁN (Grana y oro): Metisaca, estocada y descabello –palmas-. Pinchazo y estocada – Ovación.

INCIDENCIAS:

Feria de San Isidro. Tarde calurosa. Lleno.

Confirmaba alternativa el valenciano Román, para él fue el primer toro: Relicario, cinqueño y bonito. Román trató de pararlo con el capote pero entre el viento y el comportamiento abanto del astado (propio del encaste) no hubo lucimiento. Acusó el toro el esfuerzo en varas, incluido el quite por gaoneras ceñidas, y en banderillas el toro galopó con buen tranco. Brindó a D. Juan Carlos y se fue a por el toro con estatuarios. Escalofriante un muletazo por la espalda en el que el toro se luxó una pezuña, una pena habiéndolo visto embestir.

El segundo era para el maestro de Chiva, Enrique Ponce, y lo saludó con suavidad y con cinco verónicas, una media una revolera en los medios. En varas el toro romaneó y derribó tuvo torería el adorno de Ponce. Brindó también a D. Juan Carlos y comenzó la faena de muleta por abajo flexionando la pierna contraria. La faena tuvo temple, desmayo, ritmo, pausa, colocación y distancia. La muleta se movió despacio y con mucho recorrido ya que el muletazo “empezaba allí y terminaba allá” y el cambio de mano inmenso. Por la izquierda, muy cruzado, dibujó el natural y remató con gusto y con otro de pecho hasta la hombrera contraria. Volvió al pitón derecho, el de más calidad en la embestida, y puso una gran ovación en la clausura de la faena antes de preparar la suerte suprema con ayudados por bajo y derechazos. Le sonó un aviso toreando. Bueno el toro de D. Lorenzo. Quizá alargó demasiado la faena y el animal no ayudó en el momento supremo, una pena porque era una faena de premio.

Le tocaba el tercero a Luque y no se dejó torear con el capote. El toro mostró poco recorrido en banderillas donde estuvo bien El Algabeño. Llegaba el momento de la faena, brindada también a S.M., la primera tanda fue atropellada. La embestida era corta y el torero trató de alargarla, de templarla y de ayudarla. Al animal le faltaba calidad y con el aderezo del aire descomponían la faena y evitaban la conexión con el público. Se lesionó el toro igual que el primero.

Con el cuarto volvía Ponce, buenos los capotazos al titular, al primer sobrero el aire no le dejó usar el percal y con el sobrero de Valdefresno (un barco con dos mástiles) intentó la verónica perdiéndole pasos al colorado. El de Chiva tomó el paño y pidió calma. El toro no pasaba y el aire no ayudaba, pero si hay un torero capaz de robarle muletazos a los imposibles es Ponce, por eso la historia lo recordará. El de Valdefresno era casi tan alto como el torero y además un mirón, pero en esta ocasión el valor, la decisión y la inteligencia fueron capaces de sacarle muletazos a semejante mastodonte. Macheteó por la cara al mulo para prepararlo demostrando la dimensión y capacidad del torero.

Luque trató de torear con el capote al quinto y logró lucirse en los medios: verónicas y media lentas y ajustadas. El quite de Román rematado con una larga cambiada de rodillas (susto), replicó Luque a la verónica. Brindó al público y acudió el viento, pronto el toro, gustosos los muletazos por abajo. El toro se venía de lejos a los cites pero a medio muletazo levantaba la cara y deslucía, igual que su sosería. Algún muletazo con belleza logró arrancar Luque y todo mérito del torero. Quedaba el sexto, para Román, y dio buenas señales en las verónicas del valenciano. En varas el toro humilló en los capotes y fue pronto y galopando al caballo. En el quite más voluntad que pureza. El toro seguía galopando y humillando en banderillas, bien Raúl Martí y El Sirio. Brindó al público y tomó la muleta, el toro tenía genio y fiereza en las embestidas dando importancia a la faena y trascendiendo al tendido. El torero puso firmeza, pausa y pies quietos por ambos pitones, bajando las manos y sometiendo. Otro toro interesante. Poncinas para rematar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.